Descubre cómo recuperar un cactus con hongos

Echinocactus grusonii

¡Buenas tardes! ¿Qué tal has pasado el jueves? ¿Te gustaría saber cómo recuperar un cactus con hongos? Te adelanto que nos puede llevar más del tiempo del deseado, ya que son unos organismos que, una vez que entran en el interior de la planta, avanza con mucha rapidez al mismo tiempo que la debilitan.

Pero no hay nada imposible.

Stenocereus

Prevención

Como es mejor prevenir que curar, vamos a hablar primero de cómo prevenir que nuestras queridas plantas espinosas acaben siendo víctimas de los oportunistas hongos. Para ello, hay que saber cada cuánto hay que regarlos. Los cactus son muy sensibles al exceso de riego, por lo que hay que evitar que el sustrato permanezca encharcado. Una manera de evitarlo es la de, antes de trasplantarlo, mezclar la turba con perlita o arena de río, a partes iguales. También puedes optar por introducir una primera capa de unos 2 o 3cm de greda volcánica o bolas de arcilla. Así, el drenaje del agua será rápido y total, y las raíces no estarán humedecidas más del tiempo del necesario.

Regaremos dejando secar completamente el sustrato entre riegos. En verano, con temperaturas máximas superiores a los 30º, se recomienda regar 2 veces por semana; el resto del año sin embargo habrá que hacerlo una vez cada 7 o 10 días. Si nos pasamos, los hongos aprovecharán para hacer su aparición.

Curación

Y entonces tendremos que curar al cactus. ¿Cómo? Bueno, no es fácil. Pero hay una serie de síntomas que nos dirán que a la planta le está pasando algo:

  • Se reblandece, puede empezar desde la base y avanzar hacia arriba
  • Las espinas se caen con facilidad
  • Aparecerán manchas marrones o anaranjadas

Para cortar el problema de raíz, debemos de coger un cuttex y, previamente desinfectado, cortaremos todo lo que esté infectado. Es una manera muy drástica, pero también es la más eficaz. Si tenemos que cortar dejando a la planta sin raíz, no te preocupes: impregna su base con hormonas de enraizamiento y plántalo en una maceta con un sustrato muy poroso (puedes usar greda volcánica sola, o bolas de arcilla). Una vez hecho esto, aplicaremos fungicida siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Si la enfermedad no está muy avanzada, es decir, si no hay manchas y la planta en general se ve bien, puedes aplicar simplemente el fungicida, sin necesidad de cortar.

Opuntia

Si te han quedado dudas, escríbenos 🙂 .


Escribe un comentario