Diseño de un jardín paso a paso (VI) – Construcción de una jardinera con bloques

Rosales

¡Hola a todos! ¿Qué tal vais en vuestro diseño de jardín? ¿Os acordáis que comenté la semana pasada que hoy os traería una sorpresa? Bien, pues esa sorpresa tiene que ver con estos rosales que podéis ver en la imagen que encabeza el artículo.

Vamos a aprender a construir una jardinera con bloques en donde podrás tener tu rincón de plantas aromáticas, o de flores. ¿Te animas?

Para hacerlo más fácil, vamos a ir paso a paso. Comencemos:

Primer paso – Preparando el terreno

Terreno

Para preparar el terreno tenemos que quitar la hierba, nivelar un poco la tierra, y si tienes perros… esperar a que ellos te den el visto bueno (te lo demostrarán si se tumban en él)… Bueno, esto último es una pequeña anécdota que quería compartir con vosotros. Por último hay quien aconseja humedecer la tierra, pero esto es algo opcional.

Segundo paso – Coger los bloques y ver cómo va a quedar nuestra jardinera

Bloques

Usaremos tantos bloques como necesitemos. En este caso se han usado cuatro bloques de 50x15cm aproximadamente, pues se necesitaba una jardinera más bien pequeña.

Tercer paso – Hacer el hormigón

 

Hacer un buen hormigón es la parte más ”complicada”, pero es importante hacerlo si queremos que los bloques estén bien sujetos en el suelo. Se procederá de la siguiente manera (teniendo en cuenta el tamaño de la jardinera echaremos más, o menos material):

  • En una carretilla, echaremos un saco de picadín y un cuarto de saco de cemento.
  • Lo mezclaremos bien, a consciencia.
  • A continuación, vamos echando un poco de agua, y continuamos mezclando a fin de que quede todo bien humedecido.
  • Si vemos que hace falta más agua, echaremos más poco a poco para evitar acabar teniendo una pasta demasiado aguada (si te ocurriese, puedes simplemente con un cubo retirar la que sobre).

Cuarto paso – Construir la jardinera

Jardiera

Y ahora sí, toca la construcción propiamente dicha. Iremos haciéndola poniendo bloque tras bloque, es decir, que hasta que no hemos terminado de poner uno, no pondremos el siguiente. Es recomendable que esté lo más nivelado posible, y por ello podremos servirnos de un nivel que se usa para construcción. Ahora bien, debo confesar que yo no lo he usado. Lo que sí que he hecho ha sido poner todos los bloques a la misma altura más o menos, poniendo la cantidad necesaria de hormigón en el suelo, y colocando el bloque de tal manera que esté más o menos recto.

Una vez que están todos colocados, rellenaremos los agujeros con hormigón. Si vemos que no vamos a tener material suficiente, o si tenemos pensado hacer más cosas de construcción en el jardín o en casa, podemos llenarlos con tierra o gravilla y después poner una fina capa de hormigón por encima. A continuación, pasaremos una paleta por la superficie para retirar la pasta que sobra.

Quinto paso – Plantar las plantas

Sustrato

Pasemos a la parte de la jardinería: plantemos las plantas. Esto lo haremos como si de una jardinera de plástico se tratara: sacando las plantas de su anterior maceta y plantándolas en su nuevo lugar.

Rosales en la jardinera

¡Ya están plantadas! Si les hemos hecho una poda drástica de raíces (por ejemplo, si les hemos quitado medio cepellón de raíces), tenemos que hacer lo mismo con la parte aérea. Para ello, con la ayuda de unas tijeras podadoras, rebajaremos la altura de los tallos entre 5 y 10cm según el tamaño de la planta.

Regando los rosales

Por último, regaremos generosamente, humedeciendo bien todo el sustrato.

Sexto paso (opcional) – Proteger las plantas de los animales

Varillas

Si tienes animales (gatos, perros) a los que les encanta escarbar en la tierra, entonces deberemos de proteger tu jardinera al menos temporalmente. Sólo necesitaremos cuatro varillas o palos largos, tela metálica y alambre.

Varillas en bloques

Tenemos que poner dos varillas en el agujero de los bloques que estén junto a la pared, y otros dos en el que está situado en el medio de los bloques de delante. El hormigón, cuando se termine de secar, impedirá que éstas se muevan.

Tela metálica en jardinera

Ponemos la tela metálica, y la sujetamos a las varillas con alambre. ¡Y listo! Es verdad que no queda demasiado bien, pero con ello les daremos a las plantas tiempo para enraizar y ocupar toda la jardinera. Una vez que lo hagan, podremos quitarles la protección.

Aún así, esta jardinera no está terminada. Más adelante veremos cómo se puede pintar para conseguir que las plantas se vean aún más bonitas de lo que ya son.

Y esto es todo. ¿Qué te ha parecido? La semana que viene aprenderemos a abonar nuestro jardín. ¡Hasta el lunes que viene!


Categorías

Jardines

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario