Diseño de un jardín paso a paso (XII) – Recuperar una zona abandonada

Terreno

¡Hola a todo el mundo! ¿Qué tal estáis? Por aquí la calor ya empieza a apretar. Mientras estoy escribiendo este artículo el mercurio del termómetro va por los 28 grados, y subiendo. La calor está muy presente y, no es para menos, pues el verano está a la vuelta de la esquina.

Hoy voy a hablaros de cómo recuperar una zona abandonada. Estos trucos y consejos os serán muy útiles tanto si acabáis de comprar un terreno que llevaba mucho tiempo sin trabajarse, como si en vuestro solar hay un rincón lleno de piedras que parece que no se pueden tener plantas.

Hierbas

¿Os acordáis de esta zona? Si bien es cierto que es muy recomendable tener un rincón donde dejar crecer las hierbas silvestres libremente, no lo es menos que cuando éstas se secan… afean bastante el jardín. Ese rincón está lleno de piedras y gravilla debido a una obra. Como no sabemos cuándo se va a continuar construyendo, qué mejor que darle color a esa zona, reverdecerla. Para ello, lo primero que hay que hacer es quitar la maleza con una azada. Hay que intentar dejar la zona sin ninguna hierba, pero debes tener en cuenta que, si por lo que sea quedara alguno -ya cortado- y no se quita, al descomponerse nutrirá a la tierra.

Terreno nivelado

El siguiente paso es quitar las piedras, y nivelar lo mejor posible el terreno.

Ahora viene la parte quizás más importante: la de abonar la tierra. En este caso se ha utilizado fibra de coco y turba negra universal. Se mezcla ambas, y nos queda algo así:

Tierra abonada

Debes echar todo el sustrato que necesites, teniendo en cuenta las características del lugar. Por ejemplo, si hay mucha piedra, es probable que tengas que adquirir más de un saco de 80 litros de sustrato.

Regar tierra

Como la tierra calcárea se compacta mucho, antes de plantar podemos regarla a consciencia para reblandecerla.

Berberis

Y esta es la planta elegida para dar color a ese rincón que parecía abandonado: Berberis thunbergii ”Atropurpurea”, también conocido como berberisco o agracejo rojo. Éste es un arbusto de hoja caduca que alcanza entre uno y dos metros de altura, que crece perfectamente en terrenos calizos y, además, es el candidato perfecto para tener un seto precioso.

Berberis plantados

¿Veis las piedras planas? Ahí están plantados. A la hora de hacer un seto es importante que se respete la distancia que tiene que haber entre plantas. Es un error muy común plantar, por ejemplo, tejos o cipreses muy juntos, y que al cabo de unos años mueran algunos ejemplares debido a la falta de espacio. Aunque ahora no quede muy bonito, dentro de unos años habremos conseguido un seto sano y bien desarrollado.

Regar berberis

Como siempre, después de plantar, hay que regar generosamente.

¿Te ha parecido interesante?


Categorías

Jardines

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario