Dos trucos para el cuidado de tus plantas de interior

Tradescantia

El cuidado de las plantas de interior es ligeramente distinto al que puedan tener las plantas en el exterior, y es que la humedad ambiental y la temperatura no son las mismas. Muchas veces nuestras plantas se empiezan a poner feas y desconocemos el motivo, ya que vemos que no la están atacando ningún tipo de insecto, y la humedad del sustrato es la adecuada para ellas.

Y entonces ¿qué se nos escapa? En esta ocasión hablaremos de cómo solucionar estos problemas los cuales parecen que han salido de la nada, y cómo evitarlos.

Coleus

Lo que te voy a contar ahora lo descubrí un poco por casualidad. Resulta que, claro, al estar en invierno y al hacer frío, las ganas de poner la calefacción son importantes. Así que eso hice. En el dormitorio tengo un ventilador de estos pequeños de baño, que puede sacar tanto aire frío como aire caliente, y como no resecan el ambiente y al estar la habitación cerrada, la temperatura interior sube. Algo que le vino genial a una Calatea, la cual tenía las hojas caídas por motivos aparentemente desconocidos. En muy poco tiempo -cuestión de una o dos horas- las hojas volvieron a estar en su posición normal.

Si ves que tus plantitas empiezan a tener las hojas caídas, prueba a hacer tú lo mismo. Pon el ventilador de baño lejos de la planta, más o menos a unos tres o cuatro metros, que no le dé de frente, y cierra la habitación. Es importante que no lo tengas mucho tiempo encendido (lo ideal es tenerlo el tiempo necesario para que la temperatura del interior suba) ya que las puntas de las hojas podrían volverse marrones.

Ficus_benjamina

Otro truco muy útil, especialmente si tenemos plantas tropicales, es tapar la maceta y/o el tronco de la planta con una manta térmica en invierno. Con esto se consigue que no note tanto el frío, y pueda sobrevivir sin problemas hasta que llegue la tan esperada primavera.

¿Qué te han parecido estos trucos? ¿Los conocías?


Escribe un comentario