El abonado de los rosales

Rosas

Las rosas son plantas delicadas pero muy hermosas y es por eso que muchos de nosotros queremos tener rosas en el jardín para así disfrutar de su belleza.

Cultivarlas es un arte que exige cierto conocimiento y también una buena dosis de paciencia para lograr los resultados esperados.

Para tener una planta cubierta de rosas grandes y capullos a punto de expanderse es importante tener en cuenta el tipo de tierra y su riqueza. La tierra para rosales debe ser rica en nutrientes y es por eso que hay que prestar atención al abono.

Abono orgánico

Lo ideal es usar un abono orgánico como es el estiércol aunque también funcionan bien la turba negra, el mantillo o el guano. Una vez elegido el abono hay que colocarlo en la tierra, siempre en invierno para que cuando llegue la primavera comience a mejorar la tierra gracias a sus minerales.

Para enriquecer el terreno lo ideal es aplicar 3 kilos de abono por metro cuadrado, entremezclándolo con la tierra con la ayuda de alguna herramienta pero siempre en la capa superficial de la tierra para así no afectar las raíces.

Rosas

Más opciones en abono

Las rosas necesitan de Hierro, Potasio y Nitrógeno y con este abono tienes garantizados estos elementos aunque también es posible añadir un suplemento adicional con un abono químico, líquido o de liberación lenta. La dosis recomendada en estos casos es de 60 gramos al año por planta, aplicando la mitad en primavera y la otra mitad en otoño.

Si lo prefieres, puedes optar por los fertilizantes diseñados para rosales.

Una manera de detectar la falta de hierro es a través de las hojas de la planta, que se vuelven amarillas. En ese caso, puedes aplicar un abono especial llamado quelatos de hierro.

Rosas


Categorías

Rosas

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario