El álamo, árbol resistente y de buena madera

Álamos

Me encantan los álamos, hace unos días estuve de vacaciones en un pequeño pueblito rodeado de largas hileras de estos árboles añosos y de buena madera, que son plantados en filas con la intención de frenar el viento.

El sonido que producen sus largas ramas es agradable, suave y potente al mismo tiempo. De esos sonidos que brindan calma y serenidad.

Más sobre el álamo

El álamo es un árbol de hoja caduca de la familia de las Salicáceas que puede alcanzar una altura de 35 metros y por eso es ideal para plantar en lugares con mucho viento pues además sus ramas son flexibles y es por eso que no se quiebran con facilidad. Estas ramas además crecen en forma horizontal y dobladas hacia abajo mientras que el tronco es grueso y muy erecto, bastante delgado y su principal característica es que a medida que pasa el tiempo la corteza se resquebraja y así el tronco se tiñe de varias tonalidades.

Álamos

Las hojas son de un color verde brillante, dentadas y las flores se agrupan en inflorescencias colgantes. Los frutos son cápsulas con semillas y florecen durante febrero y marzo.

Además de su belleza natural, sencilla y sin vueltas, una de las grandes virtudes del álamo es que es un árbol de crecimiento rápido, sólido de una madera resistente y de gran calidad, fibrosa y durable, usada mucho en la industria maderera.

Hay varios tipos de álamos y algunos ejemplares pueden encontrarse en lugares como el norte de África, el oeste y centro de Asia, en algunas partes de Europa y en Sudamérica.

La magia de los álamos

Si bien el álamo es un árbol muy cultivado con fines específicos –frenar el viento, para a obtención de madera, etc- también es muy elegido como árbol ornamental, destinado a añadir verde en avenidas, parques, jardines y campos. Es común verlo junto a los caminos de las grandes fincas, en donde funcionan como pantallas ya sea en lugares de mucho viento o bien para evitar la tierra.

Es importante saber que sus raíces son muy grandes pero superficiales por lo que hay que evitar plantarlos cerca de las casas pues a lo largo del tiempo sus raíces afectarán los cimientos.

Álamos


Escribe un comentario