El exotismo de las Nepenthes

Nepenthes

Son una de las plantas carnívoras más llamativas y, sobretodo, decorativas que podemos encontrar en los viveros. Originarias de las selvas tropicales de gran parte del llamado Viejo Mundo, han conseguido conquistar los corazones de millones de personas, que no dudan en hacerse con algún que otro ejemplar y ampliar, así, su colección.

Pero, ¿qué necesitan las Nepenthes?

Trampa de Nepenthes

El género de las Nepenthes comprende alrededor de 116 especies, y cada una de ellas es más curiosa que la anterior. Pueden crecer trepando por las ramas de los árboles, o bien quedarse en el suelo. Las trampas, llamadas también jarros, tienen una altura que no supera los 50-60cm, en cuyo interior se encuentra un fluido acuoso que es donde caen los insectos tras haber sido atraídos por el néctar que produce la planta justo en el borde de cada jarro.

Estas plantas se pueden tener en macetas junto con otras carnívoras que requieran de los mismos cuidados, pudiendo crear composiciones espectaculares. Una combinación ideal sería, por ejemplo, Nepenthes con Droseras y/o Darlingtonia. También quedan estupendamente bien como plantas colgantes, tanto en interiores como en protegidas del sol bajo las ramas de los árboles.

Nepenthes khasiana

En cuanto a sus cuidados, es un poco más exigente que otras de su género, pero en realidad no es tan complicada como en principio nos podríamos imaginar. Tanto es así que lo único importante que no hay que olvidar es que son muy sensibles a las heladas, por lo que conviene protegerla de las temperaturas inferiores a los 0ºC.

El sustrato más adecuado para ellas es el que esté compuesto por turba rubia (sin abonar) y perlita, a partes iguales. Hay que mantenerlo siempre húmedo, regando con agua de lluvia de ósmosis.

¿Tienes alguna Nepenthes en casa? Son plantas muy curiosas, ¿verdad?

Si tienes dudas, anímate a comentarlas 🙂 .


Escribe un comentario