El mundo de las Begonias

Begonia eliator

Entre las plantas de interior son muy comunes las Begonias. Este género abarcan una gran cantidad de plantas, todas ellas hermosas y diferentes. La mayor parte de ellas producen flores, siendo estás, normalmente, pequeñas.

Seguramente en todos los hogares existe al menos una Begonia, ya que son plantas muy sencillas de cuidar, que destacan por su larga duración y la belleza de sus hojas y flores.

Se pueden clasificar en tres grupos:

  1. las de flor: destacan por producir flores.
  2. las de hoja: su mayor atractivo son sus hojas.
  3. las arbustivas: son aquellas que pueden alcanzar el metro de altura.

Dentro de las de flor tenemos un claro ejemplo que es la Begonia Eliator. Esta planta tiene hojas de color verde oscuro y flores de todos los colores, rojo, rosa, amarillo, etc. Las flores ocupan prácticamente toda la planta, quedan las hojas en un segundo plano. Sus flores duran mucho tiempo, pero para que esto suceda no deben estar expuestas a sol directo, sino a semisombra. Además se debe regar abundantemente mientras sus flores nos deleitan. La floración suele producirse de primavera a otoño. Es una planta muy delicada y propensa a enfermedades.

Como planta de hoja podemos destacar la Begonia Rex. Esta planta tiene multitud de variantes, desde hojas que parecen espirales hasta hojas de colores. Aunque el mayor atractivo de este tipo de Begonias sean las hojas, no quiere decir que no produzcan flores, ya que si lo hacen, pero son tan pequeñas que pasan desapercibidas en relación a sus hojas. Sus cuidados son simples: no sol directo y riego abundante.

Finalmente, entre las Begonias arbustivas la más representativa puede ser la Begonia Credneri. Esta puede alcanzar los 60 centímetros de altura y sus hojas son alargadas de color verde. Esta planta también produce flores de color rosa.

Más información – Cuidados de la Begonia.


Escribe un comentario