El Riego de las Orquídeas

Cuando cultivamos orquídeas es importante que tengamos en cuenta diferentes factores para que florezcan y se mantengan saludables y en buenas condiciones. El día de hoy, hablaremos de el riego.

Es muy importante tener en cuenta que el riego, depende, además de la especie que tengamos, de otros factores como el sustrato, la temperatura, la luz, la ventilación y otros. Por ejemplo, a mayor temperatura mayor deberá ser el riego, si la maceta que utilizamos es de barro, perderán mayor cantidad de agua que las de plástico, etc.

El día de hoy les presentamos algunas clases de orquídeas y el riego que cada una de ellas necesita. Presten mucha atención:

  • Las Oncidioum, Catleyas, y Epidendrum: Estas especies de orquídeas deben regarse de manera abundante y luego dejarlas secar casi por completo antes de volver a regar. Es muy importante dejarlas secar completamente para evitar que las raíces se pudran y la planta se muera.
  • Las Cymbidium, Vanda y Dendrobium: si tienes estas orquídeas en casa o en tu jardín, puedes regarlas prácticamente todos los días si se encuentran en época de crecimiento. Si por el contrario se encuentran en época de desarrollo es importante que tengas en cuenta que el riego debe ser espaciado. Si no las tienes al aire libre, sino que por el contrario, las tienes dentro de tu casa o en invernaderos, el riego dependerá de la temperatura a  la cual las estemos sometiendo.
  • Phalaenopsis, y Paphiopedilum: con este tipo de orquídeas se debe mantener el sustrato constantemente húmedo. Debido a que cuentan con pseudo bulbos que almacenan el agua no necesitan ser regados todo el tiempo.

Recuerda que las orquídeas toleran mucho más la falta de agua, que el exceso de la misma, por lo que si tienes alguna duda en cuanto al riego, es preferible que no le aportes mas agua al sustrato.


Escribe un comentario