El riego en verano

Riego

Junio es un buen mes para trabajar en el jardín pues los calores del verano próximo obligan a acondicionar el jardín para que plantas y flores resistan las altas temperaturas sin acusar recibo.

Lo fundamental entonces es pensar en el riego, fuente vital de energía y salud para nuestros ejemplares. Para mantener el jardín en óptimas condiciones es necesario contar con un buen sistema de riego en el caso de grandes superficies y con un trabajo diario si hablamos de un riego manual para así refrescar las plantas de terrazas y balcones.

Reflexiones sobre el riego

Muchos argumentarán que la esencia de todo buen jardinero es el riego manual y si bien es cierto que no hay nada como disfrutar del aroma que desprende el jardín luego de un riego al atardecer el riego mecánico ofrece eficacia y un importante ahorro de agua, dos aspectos a tener en cuenta.

Riego

Por un lado, puedes instalar aspersores o un sistema similar si tienes poco tiempo pues el riego en verano supone un trabajo cotidiano y bastante demandante. Además, estos sistemas permiten su programación por lo que gastarás la cantidad de agua justa y necesaria asegurándote además que cada rincón del jardín haya sido regado en forma regular y pareja. En síntesis, tiempo y dinero versus trabajo artesanal.

Cómo regar en verano

Si bien el riego en verano es fundamental no hay que abusar de él para así evitar los encharcamientos que dan lugar a la proliferación de hongos y bacterias. Un exceso de agua afectará las raíces pues estás terminarán pudriéndose.

Lo más recomendables entonces no utilizar más agua sino regar con una mayor frecuencia. Si en invierno lo haces dos veces por semanas ahora será a diario aunque en jardines muy amplios es mejor regar dos o tres veces y en profundidad para que el agua penetre más allá de la capa superficial.

Riego

Estudia el clima del lugar en el que vives y observa como llega la planta al final del día, si notas que la tierra está demasiado seca, que la planta está caída.

Riega siempre al amanecer o al atardecer pero nunca en las horas pico pues el agua evaporará con mayor rapidez y la planta no podrá aprovecharla. Además, el agua expuesta al sol puede quemar las hojas.


Categorías

Jardines

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario