El Rosedal de Buenos Aires

Como lo veíamos en la entrada anterior, una de las características principales de los jardines de Buenos Aires es su hermosura y naturalidad, que contrasta con el color de la ciudad y la imponencia de la misma.  Por este motivo, hoy hablaremos un poco acerca de uno de los jardines más emblemáticos de esta fantástica ciudad llamada Buenos Aires. Estamos hablando del Rosedal.

El Rosedal, como su nombre lo indica es un jardín repleto de rosas que pueden ser apreciadas no solo durante el verano, sino también en los fríos días del invierno, donde los colores de las rosas, resaltan con el cielo nublado y el gris del asfalto.  Además de rosas, en este lugar podemos encontrar un entorno de césped, de otro tipo de flores, de sol y un hermoso lago. Las orillas de este, son el sitio preferido no solo de los visitantes, sino también de patos, cisnes y otros animales silvestres que viven en ese lugar.

El rosedal tiene aproximadamente 3404 metros cuadrados y esta compuesto por una composición muy creativa y moderna, que no solo es de carácter ornamental, sino también instructiva y útil. Los rosedales han sido distribuidos de acuerdo a la armonía y el contraste de los colores, por lo que todo fue perfectamente planeado, para que contrastaran con el fondo verde del césped y le dieran relieve a cada uno de los tonos que poseen.

De igual manera, cabe destacar, que los trabajos de formación del Jardín de las Rosas, fueron iniciados hace casi un siglo, exactamente el 5 de mayo de 1914, y terminados el 22 de noviembre de ese mismo año.


Escribe un comentario