Embellece tu jardín con la Photinia

Photinia

Las Photinia, más comúnmente conocidas como Fotinia, se usan desde hace varios siglos como setos, los cuales forman borduras espectaculares de color rojo intenso. Este arbusto de hoja perenne es ideal para jardines de bajo mantenimiento, ya que es muy rústica y es resistente a plagas y a enfermedades.

Además, ¿sabías que sus hojas van cambiando de color a lo largo del año, en sintonía con la variación de las temperaturas?: en primavera se vuelve rojo, en verano cambia al violáceo y en invierno se vuelve verde.

Flores de la Fotinia

Originaria del continente asiático, la Photinia puede crecer hasta una altura aproximada de seis metros. Sin embargo, se utiliza popularmente como setos bajos, de no más de un metro o metro y medio, y con una longitud corta. Soporta muy bien la poda, algo que se puede hacer hacia finales del otoño, antes de que aparezcan las primeras heladas.

Crece bien todo tipo de suelos, incluso no tendrá problemas en aquellos que son arcillosos y/o con tendencia a compactarse. Sin duda, es una opción más que interesante si buscas una planta bella y adaptable a la vez para tener en tu jardín… o maceta. Sí, has leído bien: se puede tener en maceta. Al ser una planta cuyo crecimiento se puede controlar fácilmente, podemos formarla más como pequeño arbolito que como arbusto bajo.

Photinia joven

La Fotinia se reproduce de maravilla mediante esquejes semileñosos, los cuales se han de preparar en primavera y plantar en un sustrato suelto, que haga que el drenaje del agua sea rápido. Lo colocaremos en un lugar protegido de la luz directa, pero sin llegar a ser sombrío, y lo iremos regando una o dos veces por semana dependiendo de la humedad de la tierra. Para garantizar la emisión de raíces se recomienda usar hormonas enraizantes antes de introducir el esqueje en la maceta.

¿Y tú, tienes fotinias en tu jardín o patio?


Escribe un comentario