Enfermedades de las plantas Bulbosas

Las plantas bulbosas no sólo pueden sufrir por las plagas que hemos mencionado anteriormente, también pueden verse afectadas por enfermedades y trastornos.

Hoy hablaremos de las enfermedades que pueden contraer nuestras plantas bulbosas:

  • Botritis: también conocido como moho gris, esta enfermedad se caracteriza por pudrir los tallos de la planta y hacer que termine muriendo. Generalmente, esta enfermedad es más común en los lugares con temperaturas que oscilan entre los 16 y 20 grados centígrados, lugares con altos nivele de humedad y mal sistema de ventilación. Para controlar este tipo de enfermedad es necesario que reguemos en menos cantidad nuestra planta, que disminuyamos la humedad y tratemos de mejorar la ventilación del lugar donde se encuentra plantada la bulbosa.  Si su planta ya contrajo esta enfermedad, debe cortar las partes que se encuentren enfermas y limpiar muy bien y en profundidad las herramientas utilizadas para podarla, ya que puede ser bastante contagiosa y perjudicar las plantas sanas.
  • Podredumbre de los bulbos: la podredumbre puede ocurrir, además de los bulbos, en la raíz de la planta. La podredumbre se caracteriza porque las hojas se ponen amarillentas y marchitas. La planta termina pudriéndose, quedándose sin hojas y muriendo. Para controlar este tipo de enfermedad debemos tratar de evitar el riego excesivo  y también tratar el suelo con químicos y fungicidas para combatir los hongos que la causan.

  • Cenizo:  el cenizo también conocido como oidio, es producido por diferentes tipos de hongos. Algunas plantas bulbosas son más sensibles a esta enfermedad que otra, pero en términos generales todas pueden llegar a sufrirla. El cenizo se caracteriza, como su nombre lo indica, como un polvillo blanco parecido a la ceniza, en las hojas de la bulbosa.  Esta enfermedad suele aparecer durante la época primaveral más húmeda, niveles de humedad que oscilan entre el 70 y los 80 por ciento. Para controlar esta enfermedad debemos tratar de no mojar las hojas durante el riego para evitar que se concentre la humedad en esa parte de la planta. También podemos utilizar fungicidas de contacto para eliminar el cenizo.

Escribe un comentario