¡Es temporada de bellotas!

Bellota

Sí señores/as, sí, las encinas van terminando de madurar sus frutos y es momento de recogerlas, bien para consumo o para sembrarlas. ¿Te gustaría aprovechar y probar suerte con algunas? La siembra de un árbol es una experiencia fantástica que todos deberíamos tener, al menos una vez en la vida. Y, ¿qué mejor que sembrar un árbol tan popular como el Quercus ilex?

Prepara guantes y sustrato, y procedamos a empezar la tarea. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes. Sólo has de hacer una cosa: seguir leyendo. Y si finalmente te quedan dudas, ponte en contacto con nosotros y te responderemos a la mayor brevedad posible.

Quercus ilex

Pero antes… un poquitín de botánica. Ese nombre tan raro que has leído antes en cursiva es el nombre científico de la encina. Todas las especies del género Quercus tienen más o menos el mismo tipo de fruto; varían sobretodo en tamaño y en sabor. Pero sin duda el que se conoce más como árbol bellotero es nuestro protagonista de hoy.

Éste es un árbol de hoja perenne originario de la región mediterránea. Aunque es una especie cuya altura es importante -puede alcanzar los 25 metros-, también podemos encontrar ejemplares que crecen como arbustos. Amante del sol, resistente a la sequía y a las heladas suaves, puede crecer en todo tipo de suelos, incluyendo el calcáreo.

Se reproduce principalmente por semillas las cuales se recogen hacia finales de otoño. Para obtener un alto porcentaje de germinación se recomienda estratificarlas, es decir, hacerles pasar un poco de frío, durante dos meses en la nevera a unos 6 grados.

Tupperware

Necesitarás para ellos lo siguiente:

  • un tupper, preferentemente transparente aunque puede ser de color opaco como el que se ve en la foto
  • arena de río o vermiculita
  • un poco de agua a la que se le habrá añadido unas gotas de fungicida
  • y por supuesto las semillas, a las que habremos retirado la ”fibra” que protege uno de sus lados

Una vez conseguido esto, procederemos a la ”siembra” de las semillas en el tupper, y finalmente regaremos un poco, lo suficiente para que haya cierta humedad. A continuación introducimos el tupper en la nevera -en la región de las verduras- y pasados dos meses podremos proceder a la siembra en semillero.

Una vez estratificadas las pasaremos a bandeja de semillero o a macetas. Utilizaremos un sustrato a base de turba negra que lleve algún porcentaje de material drenante (como perlita o bolas de arcilla), y los colocaremos a pleno sol manteniendo siempre un poco de humedad. Las pondremos ”tumbadas” sobre la superficie, y las taparemos con una fina capa de turba. Si todo ha ido bien, en pocas semanas podrás disfrutar de tus propias encinas.

Por último pero no menos importante: no te olvides de ir regando con fungicida de vez en cuando a fin de que los hongos no puedan hacerles ningún daño a tus plantitas. Estos organismos oportunistas no dudarán en aparecer ante la menor señal de debilidad del árbol.

¡Que disfrutes de la siembra de las bellotas!


Escribe un comentario