Espino de fuego, un arbusto rojo pasión

Espino de fuego

Si quieres tener un arbusto colorido entonces piensa en tener un Espino de fuego en tu jardín. Se trata de un arbusto que no llamaría la atención sino fuera por sus pequeño frutos de colores rojizos, amarillos y naranjas.

Es un arbusto noble en tanto puede lucirse no sólo en la época estival sino también cuando la temperatura comienza a bajar.

Arbusto intenso

Conocido también como Piracanta o Arbusto ardiente, está claro que la magia de este arbusto sucede por el color de sus frutos, pequeños pero con gran impacto visual.

El Espino de fuego no pasará desapercibido en ningún espacio verde y así es como el color de sus frutos provocará un contraste interesante con el resto de la vegetación.

Espino de fuego

Originario de Europa meridional y Asia Menor, este arbusto es de hoja perenne y alcanza hasta 2 metros de altura aunque algunos ejemplares llegan a los 4 metros. Presenta hojas lanceoladas alargadas o elípticas ovadas de un tamaño de entre 2 y 4 cm de un color verde oscuro en el haz y mucho más pálido en el envés. Las flores en cambio son de color blanco floreciendo siempre a finales de la primavera y comienzos del verano.

Lo que más llama la atención son sus bayas, que aparecen en otoño y transforman el aspecto del arbusto con sus intensos colores. Si bien no es un arbusto ornamental, es común que decore paredes y otros rincones debido a la gracia de sus bayas cuando están en masa.

Necesidades

El Espino de fuego es un arbusto que necesita estar expuesto al sol aunque también tolera condiciones de semi sombra. Por otra parte, es poco exigente en agua y soporta todo tipo de suelos así es que es un gran aliado para tener en el hogar.

Necesita de una poda esporádica sólo para quitar ramas muertas y darle forma. El mayor cuidado se vincula con las posibles plagas y enfermedades que pudiera contagiarse. Entre las más comunes están el oídio, la enfermedad de roya, las manchas en las hojas y la aparición de pulgones, cochinillas, ácaros, orugas, larvas, taladros y otros insectos.

Espino de fuego


Escribe un comentario