Flor de Pascua: cómo elegir la mejor

Euphorbia pulcherrima

Se acerca una de las fechas más señaladas y especiales del año: Navidad. Y como no podía ser de otro modo, un año más tenemos a nuestro alcance una de las plantas que más compañía nos hacen en esta época. Tiene hojas rojas, aunque también las puede tener amarillas o incluso de dos o más colores. Sí, has acertado. Estamos hablando de la Flor de Pascua, también conocida como Poinsettia o Planta de Navidad.

Pero claro, no resulta fácil escoger la que se vendrá con nosotros a casa, ¿verdad? ¡Todas tienen un aspecto increíble! Es por ello que te vamos a decir cómo elegir la mejor de todas, asegurándote así de que podrás seguir teniéndola durante mucho, mucho tiempo.

¿Todas son iguales?

Poinsettia

Aunque pueden venir de un mismo invernadero y hayan recibido los mismos cuidados, lo cierto es que hay diferencias entre unas y otras. Es importante tener en cuenta que estas plantas se producen a gran escala, y que pasan por tres sitios diferentes:

  1. Invernadero de producción donde se tienen las plantas en unas condiciones óptimas para su desarrollo, controlando temperatura, humedad e iluminación.
  2. Vivero o tienda de jardinería donde se encargan de regarlas y de mantener una temperatura más o menos estable.
  3. Un hogar en donde las condiciones son distintas debido a la calefacción, corrientes de aire, iluminación.

En base a todo ello elegiremos un ejemplar u otro. Lo más aconsejable es ir directamente al invernadero de producción en donde nos será más fácil escoger una buena planta que pueda soportar y sobrevivir al cambio que le espera. Pero por supuesto esto no siempre se puede hacer, así que veamos cuáles son las señales que nos indicarán que la Flor de Pascua está sana.

Elegir la mejor planta

Euphorbia pulcherrima

Las plantas que vienen de alguna producción a gran escala han estado muy bien cuidadas. Tanto que puede que eso las haga ser algo más débiles. Por ello se recomienda no comprar la Flor de Pascua a un vendedor callejero, especialmente si hace frío. Las condiciones que tienen en el vivero y las que tenemos en casa no son muy distintas, con lo cual nuestra planta no notará mucho el cambio y podrá crecer sin dificultad.

Otro punto interesante es el número de hojas verdes que tiene. Cuantas más tenga, mayor probabilidad de éxito. Asimismo las pequeñas florecillas que salen del centro deben de estar casi todas cerradas.

Por último, antes de decidirnos por una, la observaremos detenidamente: las hojas, el tronco y el sustrato. Deben de tener buen aspecto; es decir, sin presencia de plagas ni enfermedades, y el sustrato no ha de estar seco. Descartaremos todas aquellas que tengan cochinillas, pulgones, tallos rotos, hojas marrones o con pérdida de color,… en fin, cualquier signo que nos haga dudar de la salud del ejemplar.

¡Que disfrutes mucho de tu Flor de Pascua!


Escribe un comentario