Frutales enanos… pero bellos

Naranjo

¿Has oído hablar de los frutales enanos? Estos árboles son muy interesantes ya que son ideales para jardines pequeños o para tener en maceta. Si te preocupa el tamaño de los frutos, no tienes de qué preocuparte. La única diferencia entre un frutal enano y uno tradicional es la altura. Están ganando mucha popularidad debido a que son muy fáciles de cuidar y, al poder tenerlos en tiestos, podemos tener uno decorando el patio y/o la terraza.

Y por si fuera poco… ¡¡son autofértiles!! No necesitas tener dos ejemplares para conseguir frutos de calidad. Un atractivo más de estos pequeños pero hermosos árboles.

Manzano

Hoy en día podemos encontrar frutales enanos de todas las variedades que más consumimos. Naranjos, manzanos, limoneros, perales, albaricoqueros,… forman parte de una creciente lista de árboles para que puedas disfrutar de tu fruta favorita sin moverte de casa. Aunque el precio pueda parecer algo elevado, lo cierto es que cada vez resulta más sencillo encontrarlos a un precio más asequible en los almacenes agrícolas o incluso en internet.

Para tener uno en buen estado de salud te recomendamos lo siguiente:

  • Plántalo en una maceta grande, más profunda que ancha. Si además quieres que el árbol sea un foco de atención del lugar donde lo quieras poner, no dudes en ponerlo en una maceta decorativa la cual tenga agujeros de drenaje.
  • El sustrato a utilizar puede ser el universal para jardín.
  • Es muy recomendable abonarlo desde primavera hasta otoño, con abonos orgánicos.
  • Regaremos, como norma general, una vez por semana en otoño e invierno y cada 2-3 días en verano. La frecuencia variará según el clima que tengamos. Si tenemos dudas, es preferible dejar secar el sustrato antes de volver a regar.

Albaricoquero

Tanto si no dispones de jardín como si te apetece ahorrar espacio en él o tenerlo en tu patio, el frutal enano se adaptará a estas condiciones.


Escribe un comentario