Fungicidas naturales para jardinería ecológica

Equisetum arvense

Los hongos son unos organismos que pueden causar grandes daños a las plantas, y siempre están presentes. Les favorece la humedad, algo que hace que sobretodo en las épocas más lluviosas del año o en invernaderos sin la correcta ventilación, las plantas puedan tener serios problemas ocasionados por ellos. Aunque en el mercado existen muchas marcas de fungicidas químicos los cuales son muy útiles, pero que con el tiempo pueden debilitar el sistema de defensas de la propia planta, te aconsejamos los fungicidas naturales, que incluso puedes hacer en casa.

Éstos no dañan al medio ambiente, y sólo atacarán o repelerán al hongo, ayudando a la planta a reponerse.

Árbol de Neem

Primero hablaremos de dos químicos que se pueden usar sin problemas en jardinería ecológica: uno es al azufre y el otro es el cobre.

Azufre

El azufre es un químico sólido que no se disuelve en agua. Es por ello que se desaconseja su uso en verano, pues podría ”quemar” las raíces. Pero el resto del año se puede usar sin problemas. De hecho, los antiguos griegos ya lo usaban para prevenir y tratar problemas de hongos en los frutales.

Es muy económico y eficaz. Se aplica espolvoreando un poco sobre la superficie de la maceta, y mezclándolo un poco con el sustrato. Se puede usar en general en todo tipo de plantas: frutales, ornamentales, plantas de huerto…; pero no en manzanos, perales ni calabazas.

Cobre

El cobre es un químico natural muy práctico para la planta: es fungicida, bactericida y, por si fuera poco, también ayuda a la creación de la clorofila de las hojas. Una vez aplicado, forma una ”película” protectora en la capa más superficial del sustrato. Es importante añadir que no se utiliza para atacar al hongo, sino para prevenirlo. Si la planta ya está siendo atacada, el cobre no impedirá el avance de la enfermedad.

Pero como repelente es muy eficaz. Ideal para usar en planteles jóvenes los cuales son, debido a su propia juventud, muy susceptibles de ser atacados por hongos.

Manzanilla

Fungicidas caseros

Ahora sí, pasemos a los fungicidas caseros. Son muy eficaces como repelentes. Plantas como la manzanilla (foto superior), la cola de caballo (Equisetum arvense), o el popular Árbol de Neem (Azaradichta indica), son tres de las numerosas especies de plantas que se utilizan en las recetas de fungicidas.

Una de las recetas ”de la abuela” más interesantes es la siguiente:

Ingredientes

  • Hojas de Casuarina, Saúco, cebollino, rábano picante
  • Flores de manzanilla

Modo de preparación

En una olla con agua se ponen todos los ingredientes, y se deja hervir unos 30 minutos. Después, se deja enfriar el agua. Una vez fría, se utiliza con un spray, humedeciendo bien todas las partes de la planta.

Si se tienen hongos, es recomendable utilizar un fungicida que lo pueda combatir, no sólo repeler, pues sino el hongo seguirá afectando toda la planta.


Escribe un comentario