Higuera del diablo, entre la toxicidad y la belleza

Ricinus

Esta es una de esas plantas que tienen todo lo necesario para que una persona neófita (y no tan neófita) en el cuidado de seres vegetales busca para tener en su jardín: rusticidad, resistencia a plagas, y por si fuera poco, sus preciosas hojas palmadas son muy decorativas. Sin embargo, también tiene su lado oscuro: sus semillas son altamente tóxicas, por lo que si se desea plantarla en un terreno, hay que asegurarse primero de que nadie vaya a correr ningún riesgo.

Una vez hayas dado este paso, hoy te voy a explicar cómo tener una higuera del diablo en tu hogar.

Frutos de Ricinus communis

La higuera del diablo, más conocida científicamente como Ricinus communis, es un arbusto de hoja perenne que pueden ser de color verde -la variedad más común, llamada Zinzibarensis-, o tonos más rojizos -como la Cambogensis o la Gibsonii-. Tiene un crecimiento muy rápido, tanto es así que durante su primer año de vida puede llegar a crecer hasta un metro de altura.

Es una planta que en cultivo no nos lo pondrá nada difícil. Sólo tienes que recoger las semillas, y sembrarlas directamente en semillero. Nuestra protagonista tiene un porcentaje germinativo muy alto, y sobretodo rápido: en cuestión de 7 a 10 días, si las temperaturas son cálidas y el semillero se mantiene con un grado de humedad alto pero no encharcado, verás las primeras plántulas.

Semillas de Ricino

A la higuera del diablo se la tiene que colocar en una ubicación donde reciba el sol directo, pero puede vivir en zonas protegidas de éste. Aunque en tierra se verá espectacular tanto en grupos como ejemplar aislado, para tenerla controlada puedes optar por plantarla en una maceta.

Como su toxicidad es un problema muy serio, especialmente si vivimos con niños pequeños o tenemos animales domésticos, se recomienda podar las flores o quitarle las semillas en cuanto maduren. Podemos incluso envolverlas con una bolsa, a la que previamente le hayamos hecho algunas perforaciones con unas tijeras o una aguja de coser.

Ricinus communis

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros.


Escribe un comentario