Jardines de Buenos Aires

El día de ayer, hablábamos un poco acerca de las principales características de los jardines ingleses, que eran puramente salvajes, y que lograban un equilibrio entre la naturalidad de las plantas y su crecimiento y la mano del hombre y las construcciones humanas. El día de hoy, viajaremos al otro lado del globo terráqueo y situándonos en la cosmopolita ciudad de Buenos Aires, que además de  caracterizarse por su buena comida y el tango, también tiene hermosos jardines que merecen atención.

Estos jardines, a diferencia de los jardines ingleses, no se caracterizan por las malezas y por el crecimiento natural de las plantas, por el contrario, ninguno de los cientos de jardines que se pueden encontrar en la capital argentina, poseen malas hierbas o arbustos desfigurados como parte de su decoración. Los jardines que posee esta gran ciudad, se encuentran llenos de verde, y colorido por la floración de sus plantas durante el verano y la primavera, mientras que durante el otoño y el invierno, se caracterizan por sus colores tierra, que aunque los vuelven un poco tristes, no pierden su belleza.

Además de las plantas, las flores y los arbustos, cada uno de los jardines de Buenos Aires , se encuentran acompañados por fuentes, lagos o cualquier estanque, en donde no solo podemos deleitarnos por la frescura y tranquilidad que transmite este elemento, sino que también, podemos disfrutar de la vida silvestre que alberga cada uno de estos lugares, desde peces Koi, que nadan libremente en los estanques, hasta patos, cisnes y otros animales que disfrutan de estos lugares.

Si todavía no has tenido el placer de conocer estos jardines argentinos, es hora que viajes y te des la oportunidad de visitar esta gran ciudad que te recibirá siempre con los brazos abiertos y con la naturaleza expuesta para disfrutarla y llevarla siempre en el corazón.


Escribe un comentario