Jasminum nudiflorum, el jazmín de invierno

Jazmín de invierno

En la familia del jazmín podemos encontrar numerosas variedades, entre ellas encontramos el jasminum nudiflorum, más conocida como el jazmín de invierno debido a que puede soportar perfectamente el frío de esta estación (hasta 15 grados). En climas secos puede soportar aún más, por lo que rara vez precisa de cuidados especiales durante épocas frías.

La belleza natural de su arbusto trepador hace que las ventanas o la fachada se vean elegantemente vestidas. Debe ser a espaldera porque sus ramas son demasiado rígidas para envolverse en un soporte, y a la vez demasiado débiles como para soportar su propio peso.

Jazmín de invierno

Otra opción es ponerlo en el balcón utilizando una maceta de 30 cm de ancho. Debido a su crecimiento conseguirás tener un enrejado o una cascada floral a lo largo de tu balcón (cuidado si tienes vecinos debajo).

Son solo algunas de las opciones, pero si dejas volar tu imaginación encontrarás facilmente el lugar adecuado donde plantarlo. Y ahora vamos con un poco información básica sobre sus cuidados y necesidades:

Modo de plantación

Se puede plantar por esquejes durante todo el año, excepto en periodos de floración (diciembre-abril). Bastará con cortar un esqueje de 30 cm y plantarlo en tierra ligera  y húmeda. También puede plantarse por semillas.

Exposición al sol

No necesita el sol intenso, por lo que podrá crecer perfectamente en semi-sombra o con sol ligero. Debe resguardarse de corrientes de aire frío.

Tipo de suelo

Se puede plantar en cualquier tierra, siempre y cuando tenga buen drenaje.

Jazmín de invierno

Altura y color de sus flores

Alcanza entre los 3 y 5 metros de altura. Aunque conocemos al jazmín por su delicada flor blanca, en el caso de ésta variedad, son amarillas.

Temperatura

Como hemos visto anteriormente, puede soportar hasta los 15ºC.

Enfermedades y plagas

No se conoce ninguna enfermedad o plaga que afecte a esta variedad de jazmín.


Escribe un comentario