La belleza del ciruelo japonés

Prunus mume

Si has tenido la oportunidad de caminar por alguno de los magníficos jardines públicos de Japón es probable que te hayas quedado sin aliento al disfrutar de esos árboles de ciruelo de bellas flores y grandes frutos.

Prunus mume es el nombre científico con el que se conoce al popular Albaricoque japonés, un árbol típico de Oriente que también es llamado Ciruela china y, curiosamente, pertenece a la familia de las rosas.

Símbolo y tradición en Japón, es un árbol ornamental muy utilizado por los paisajistas y botánicos.

La magia de sus flores

Un detalle no menor del Albaricoque japonés es que florece antes de que sus hojas salgan. Esto ocurre a finales del invierno asiático que ocurre entre enero o febrero. Esta singularidad hace que sus flores se destaquen cubriendo de color al árbol. Las flores son de cinco pétalos y tienen un diámetro de entre 1 y 3 centímetros, de color blanco o bien rosa y rojo fuerte. Otra razón por la cual apreciar a este árbol es por el perfume que emana de las flores.

Prunus mume

Las hojas de este árbol en cambio son ovales y punteadas y en este caso la naturaleza se ha encaprichado pues sólo aparecen cuando las flores maduran y caen. Los frutos en cambio se disfrutan a partir del comienzo del verano, alrededor del mes de junio. Son de un color verde a amarillo dependiendo del momento de maduración y hasta pueden tener un color rojizo una vez que maduran. Son redondos y presentan una hendidura.

Prunus mume

Biografía del árbol

El Albaricoque japonés es un árbol originario de China que luego comenzó a cultivarse en Corea y Japón. Su belleza natural lo transforma en un gran elegido para ornamentar jardines y parques. Los paisajistas recomiendan ubicarlo en un lugar aislado para así destacar su potencial aunque es común que en los jardines públicos japoneses estén agrupados logrando así un efecto único. Una experiencia que puedes disfrutar si tienes la oportunidad de visitar, por ejemplo, el famoso jardín público Jonangu, en Kioto.
El árbol alcanza una altura de hasta diez metros y una ancho de ocho metros. Necesita de la luz del sol y soporta el clima muy frío de hasta -23 grados centígrados aunque no los suelos calizos.


Escribe un comentario