La espinosa belleza de la Euphorbia milii

Euphorbia milii

En Madagascar se pueden encontrar gran variedad de plantas fabulosas, algunas extrañas, y otras… espinosas, como nuestra protagonista de hoy. Su nombre científico es Euphorbia milii, aunque popularmente se la conoce más como la Corona de Cristo, o la Corona de espinas. Crece en forma de arbusto el cual rara vez supera los dos metros de altura, y es una planta excepcional para tener en jardines, balcones o terrazas, siempre y cuando la temperatura mínima no baje de los dos grados bajo cero; aunque si eso ocurriese se podría proteger en el hogar sin problemas.

Su cultivo y mantenimiento es muy sencillo, como veremos a continuación.

Euphorbia milii

La Euphorbia milii tiene unos tallos espinosos, pero sus espinas no están tan afiladas como las de los cactus, sino que recuerdan más a las que tiene la planta trepadora conocida como zarza o zarzamora, que crece silvestre por toda la región mediterránea. La Corona de espinas tiene además unas hojuelas de un color verde precioso. Estas hojas pueden caer si hace demasiado frío, pero en primavera volverán a brotar.

Se puede tener, como decíamos, tanto en tierra formando por ejemplo parte de una rocalla, como en maceta con un sustrato que facilite el drenaje del agua. Es resistente a plagas y enfermedades, pero hay que tener cuidado con el exceso de humedad en la tierra, pues podrían pudrirse las raíces. Por ello, dejaremos secar el sustrato entre riego y riego, a fin de evitar riesgos.

Euphorbia milli

Puede crecer tanto en semisombra como a pleno sol, pero crecerá mejor y dará un mayor número de flores si recibe la luz solar directamente. Si deseas tener más ejemplares de Euphorbia milii, puedes cortar esquejes en primavera o verano y plantarlos en una maceta con vermiculita y perlita al 50% (aproximadamente). En pocos días enraizarán.

¿Qué te ha parecido esta preciosa planta? ¿Tienes en casa?


Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario