La Flor Cadáver

Una de las especies más bellas, exóticas y extrañas de este planeta, es la flor cadáver, o también conocida científicamente como Amorphophallus Titanium.  Esta planta originaria de las selvas tropicales de Sumatra en Indonesia, se caracterizan por su tamaño gigantesco , siendo una de las flores más grandes del planeta, pudiendo superar los 3 metros de altura.

Además de su tamaño, que la hacen una planta bastante peculiar y exótica, otra de las características principales de esta planta, es el olor fétido que desprende, muy parecido al de carne podrida, por lo que es muy difícil y casi imposible permanecer cerca de esta planta durante mucho tiempo. De esta manera, las personas conocen la planta como flor cadáver, debido al olor que desprende.

Este desagradable olor característico de la planta, tiene la función de atraer insectos polinizadores para que se encarguen de intercambiar el polen necesario para el proceso de su reproducción. Es por este motivo que las moscas que buscan cadáveres, son las que acuden a esta flor para depositar sus huevos en ellas.

Aunque la floración de esta planta es bastante difícil de prever, es uno de los espectáculos botánicos más impresionantes que es digno de apreciar. Generalmente ocurre cuando la planta ha alcanzado uno 40 kilogramos, aunque también ha habido ejemplares que al llegar a los 100 kilogramos y los 3 metros de altura florecen. Esta planta, únicamente florece 3 o 4 veces al año, y recientemente se ha podido observar la floración en Alemania, de una flor que pesaba 21 kilos y ha tardado 15 años en florecer.

Es poco común ver esta flor en jardines botánicos, ya que en pocas ocasiones llega a florecer. Generalmente, si la planta no es polinizada, seguirá viviendo, aunque si produce frutos acostumbra a morir, ya que durante el proceso de formación de semillas quedará muy debilitada.


Escribe un comentario