La flor de las maravillas

Aunque puede que muchos no conozcas esta flor, la flor de las maravillas, se ha convertido en los últimos años  en una de las preferidas de los amantes de las plantas y en general de la jardinería. Y es que no es para menos, sus colores brillantes y su fácil mantenimiento la hacen las favoritas de muchas personas dedicadas a este arte.

Existen diversas variedades de esta flor, cada una con ciertas características particulares que las hacen perfectas para adaptarse a casi cualquier ambiente. Por ejemplo puedes llegar a encontrar las flores que soportan las condiciones más extremas de sequia, o aquellas que soportan mejor la humedad, entre otras características.

Si acaso no las conoces, te las describiré. La flor maravilla, es una flor de color amarillo, naranja o dorado, que tienen diferentes aromas, que oscilan entre las más suaves hasta las más fuertes. Es importante que tengas en cuenta, si quieres tener una de estas plantas en tu jardín, que requieren lugares donde reciban muchísima luz del sol, y con un sistema de drenaje muy bueno.

Aunque como lo mencionábamos al inicio de nuestra nota, no es una flor que requiera de muchos cuidados, es importante que tengas en cuenta que si requiere unos cuidados mínimos, y que si estos no se llevan a cabo adecuadamente pueden llegar a aparecer síntomas de marchitamiento y hasta la muerte de la planta. Recuerda que el riego debes hacerlo únicamente cuando el suelo se encuentre totalmente seco.

De igual manera, gracias al aroma que desprenden estas plantas, siempre se encontrará libre de plagas e insectos, aunque pueden atraer a los saltamontes, por lo que te recomiendo vigilarla constantemente para evitar que se conviertan en una plaga o que dañen todas tus flores.


Escribe un comentario