La hibernación del cáctus

Cáctus

Durante el invierno, los cáctus y otras plantas suculentas necesitan pasar un periodo de hibernación. Su morfología especialmente adaptada a la sequía consiste en un almacenamiento óptimo de agua, que puede alcanzar entre el 50 y el 80% del peso de la planta. El almacenamiento de jugo mucilaginoso, esencial para su supervivencia en condiciones extremas, las hace más sensibles a las heladas.

A partir de la primera helada del otoño es necesario para el riego y los fertilizantes del cáctus, además de echarle un vistazo continuamente para comprobar que no está siendo atacado por plagas frecuentes del invierno. Revísalo bien por cada rincón para asegurarte de que no le han atacado las cochinillas.

Cáctus

Si ves marcas blancas parecidas al algodón deberás acudir al rescate de tu cáctus. Con un poco de paciencia podrás eliminarlos uno por uno, aplicando una solución de aceite y alcohol. Si encuentras manchas marrones deberás aplicar fungicida y aislarlo del resto de plantas para evitar el contagio.

En cuanto a transplante, es mejor esperar a la primavera o los primeros meses del verano. En cuanto lo realices puedes aprovechar para comprobar que las raíces y el sustrato no sufren de ningún ataque subterráneo, los piojos son frecuentes en algunas especies de cáctus.

Cáctus

Para obtener flores de tu cáctus en abril es necesario darle este periodo de descanso completo, sin riego y en un lugar fresco. Un invernadero frío sería lo ideal, aunque una habitación en la que no se abuse de la calefacción también puede ser buena opción.

Ten especial cuidado con algunas variedades de cáctus como los Rhipsalis, Epiphyllums u otros originarios de zonas tropicales, ya que no soportan temperaturas por debajo de los 6ºC.


Categorías

Cactus

Dunia

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Escribe un comentario