La importancia de los microelementos para tus plantas

Hoja de planta

Como hace mucho que no hacemos una clase breve de botánica, ¿qué te parece que hablemos sobre los microelementos que necesitan tus plantas para poder crecer y desarrollarse adecuadamente? Si bien los abonos que encontramos en las tiendas de jardinería y en viveros nos serán muy útiles para cubrir las necesidades de los elementos químicos esenciales, pocas veces pensamos en aquellos que, aunque en menor cantidad, también debemos de darles.

Vamos a ver los diferentes microelementos que hay, así como su función.

Compost

El compost es una de las mejores fuentes de minerales. Con él, tus plantas crecerán sanas y fuertes.

Elementos químicos esenciales

Primero que todo, recordemos para qué sirven los tres elementos químicos que no les deben de faltar:

  • Nitrógeno: ayuda al crecimiento de tallos y hojas. Además, previene el amarilleamiento de las hojas, y es imprescindible para que pueda realizarse la fotosíntesis al sintetizar la clorofila.
  • Fósforo: el elemento del crecimiento. Sin él, las plantas no podrían crecer. Fortalece el desarrollo de las raíces, estimula la formación de los capullos florales y el desarrollo de los frutos.
  • Potasio: es el aliado de las plantas contra plagas y enfermedades, así como a fenómenos meteorológicos tales como sequía o heladas. Por si fuera poco, regula la fotosíntesis, ya que con él se pueden formar los almidones y azúcares que la planta necesita.

Microelementos

Los microelementos que más necesitan nuestras plantas son: hierro, manganeso, zinc, cobre, boro, molibdeno, cloro y niquel.

  • Hierro: es esencial para la producción de clorofila.
  • Manganeso: ayuda a la respiración celular.
  • Zinc: un elemento que también es muy importante en la producción de la clorofila, y además interviene en la conservaciones de las hormonas de crecimiento vegetales, las auxinas.
  • Cobre: interviene en la fotosíntesis, y es esencial para que la planta tenga un balance adecuado de los bioelementos que regulan la transpiración.
  • Boro: el boro estimula el crecimiento de las plantas, al promover la división de las células, floración y la producción de semillas.
  • Molibdeno: es vital para fijar el Nitrógeno de la atmósfera.
  • Cloro: favorece el crecimiento, y fortalece el sistema de defensas de la planta.
  • Níquel: el níquel resulta ser un microelemento esencial para la alimentación de los seres vegetales, ya que influye en el metabolismo de formación de urea.

Flores

Así, es muy recomendable combinar los abonos químicos con abonos naturales, como compost o humus de lombriz.


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   maya dijo

    q interesante

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Nos alegra de que te haya sido de interés, maya 🙂

Escribe un comentario