La supervivencia de un árbol al límite

Carpinus

Hay mucha gente -me incluyo- que es muy insistente. No va a parar hasta que no lo consiga. Esto en el mundo de la jardinería se traduce en que va a comprar semillas y/o plantones de esa especie que tanto le gusta hasta que al menos uno de ellos sobreviva. También hay que ser un poco realistas, es decir, hay especies que por mucho que lo intentemos no la vamos a conseguir. Sin embargo, hay muchas otras que nos pueden dar una gratificante sorpresa.

En este artículo hablaré de lo que me ocurrió con un arce japonés, y unas Toona sinensis.

Arce japonés

Arce japones

Un arce japonés en el mediterráneo, y además cálido y seco. ¿Quién lo iba a decir? Este, que es un árbol donde cada año su hábitat se viste de blanco, con unas temperaturas templadas, y una humedad ambiental alta…

Bueno, pues ahí lo tenéis. Al fin apareció una semilla que estaba genéticamente preparada para adaptarse a esas condiciones. Sin embargo, no pretendo dar esperanzas a nadie. No deja de ser un árbol muy difícil, no apto para principiantes a menos que vivas en un clima templado.

Toona sinensis

Toona sinensis

Con las Toona sinensis pasa lo mismo que con los arces japoneses, es decir: clima templado a frío, humedad alta… Pero tienen la ventaja de que toleran otro tipo de sustrato. A diferencia de los Arces japoneses que exijen tener un sustrato y un agua de riego con un pH bajo (ácido), las Toona se adaptan bien a la turba negra y al agua con un pH un poco alto (calcáreo).

Sin embargo, este primer año no se han vestido de rosa. Algo totalmente comprensible porque, de hecho, es eso precisamente lo que ocurre con los árboles de climas fríos que les ha tocado vivir en unos más cálidos donde las temperaturas no son lo suficientemente frías: no saben cuándo es el otoño, por eso después del verano las hojas se vuelven marrones y casi al inicio del invierno se caen.

Mi consejo: si te has enamorado de una especie, primero infórmate bien de su rusticidad, y a continuación si por frío o por calor no está muy al límite, consigue semillas frescas de un vendedor profesional que tenga conocimientos del CITES (el cual trata de velar por la fauna y flora silvestre), el cual te dé los documentos necesarios si la especie que buscas está en la lista de especies amenazadas.

Más información – Consejos para que las plantas crezcan rápido


Escribe un comentario