La Xerojardinería

Aunque el concepto de Xerojardinería es un concepto que no es muy nuevo, ya que comenzó a difundirse a principios de los años 80 en Estados Unidos,  muy pocas personas conocer realmente de qué se trata. Cuando empezaron a producirse graves sequias en este país del continente americano, se empezó a pensar cómo construir jardines que consumieran poco agua. A partir de ese pensamiento se empezó a formar la xerojardinería.

Esta forma de jardinería se ha convertido en una opción muy práctica, sobretodo en estos momentos en los que no solo escasea el agua sino también el dinero, así que siguiendo la xerojardinería, podrás reducir gastos tanto de agua, como de electricidad, y además sacarle provecho a tu jardín.

La idea principal de este concepto es hacer un uso responsable del agua con la que regamos nuestras plantas, para evitar el derroche de este elemento y poder racionar el uso de esta, sobretodo en lugares donde el agua escasea. Sin embargo, aunque esta es la idea principal, es importante recalcar que el único objetivo de esta forma de jardinería no es el ahorro del agua, ya que tiene otros objetivos que merecen la pena mencionarlos. Con este tipo de jardinería estarás respetando un poco más el medio ambiente y tendrás un sentido ecológico mucho más amplio.

La Xerojardinería, también busca conseguir jardines que requieran menos mantenimiento, además de evitar utilizar productos químicos que contaminen el suelo y el agua, o por lo menos evitar su uso constante para evitar las consecuencias negativas. También busca utilizar menos maquinaria, para poder ahorrar combustible y electricidad. Ya son muchos los estudios que demuestran que la xerojardinería es muy eficiente y una opción perfecta para llevar a cabo en nuestro jardín.


Escribe un comentario