Las cerezas, la fruta de la primavera

Cerezo

Con la primavera llega la fruta. De toda la fruta que hay, las cerezas son una de las mejores. Nacen de los Cerezos, unos árboles frutales que pueden alcanzar los 25 metros de altura, aunque es bueno cortarle las ramas más altas para poder coger las cerezas más fácilmente. los Cerezos son caducifolios, y sobre marzo le vuelven a salir las hojas, produciéndose  a finales de este mes o a principios de abril, la floración.

Las flores son de color blanco, con cinco pétalos, y a partir de esta, surgen las cerezas. En abril comienzan a desarrollarse las primeras cerezas verdes, para que en mayo se puedan comenzar a comer algunas. Existen cientos de variedades de cerezas, y dependiendo de la clase, madurarán antes o después.

La cereza tiene un elegante color rojo, aunque también existen las cerezas de color blanco como la Stark Gold. Se deben recolectar cuando estén totalmente maduras, pero con cuidado de que no se hayan pasado ya demasiado. Para saber si están pasadas, hay que fijarse que el tallo de la cereza esté bien unido al fruto y que no tengan moho en el punto de unión. Es una  fruta comestible que se come cruda, aunque con ella se puede preparar licor.

Cerezas

Este fruto, a parte de estar delicioso,  tiene numerosas propiedades.  Destaca por su alto contenido en Vitamina C, Hierro y Calcio, siendo una gran antioxidante. Sin embargo, también tiene bastante azúcar e hidratos de carbono. Se suele utilizar mucho en dietas, ya que son depurativas y ayudan a quitar grasa del organismo.

Para obtener esta fruta, se siembran las semillas (los huesos de las cerezas), aunque también se pueden obtener a través de injertos. Su mantenimiento es sencillo, pues no requieren grandes cantidades de agua, y se debe realizar la poda una vez desaparezcan los frutos del árbol.

Más información – El crecimiento de los árboles frutales.


Escribe un comentario