Las cintas, tan populares como rústicas

Clorophytum comosum

¿Quién no ha visto o tenido alguna vez cintas? Estas plantas herbáceas son increíblemente rústicas, hecho que las ha convertido en una de las plantas de interior y de exterior más populares y recomendadas. El tener una sola maceta con esta planta en la mesa de la sala de estar, ya le da un aire totalmente distinto a la habitación, ¿no te parece? Además, es ideal para principiantes.

Si buscas una planta de fácil cultivo y mantenimiento, y que sobretodo sea bonita, no lo dudes: la Cinta es una muy buena opción.

Clorophytum comosum

La cinta, cuyo nombre científico es Clorophytum comosum, es originaria de Sudáfrica. Es una herbácea perenne la cual también se conoce como malamadre o lazos de amor. Como decíamos, es frecuente encontrarla en el interior de los hogares ya que se adapta muy bien a vivir en semi sombra. Por supuesto, también se la puede tener en el exterior, en un lugar donde no reciba la luz directa del sol en las horas centrales del día, pues sus hojas podrían sufrir daños.

Es una planta que resiste bien las heladas suaves y ligeras de hasta 2 grados bajo cero. En zonas más frías convendrá protegerla metiéndola en una habitación, manteniéndola lejos de las corrientes de aire.

Cinta

Los cuidados que necesita son los siguientes:

  • Riego: unas 2-3 veces por semana en verano si éste es muy caluroso y seco, disminuyendo la frecuencia si no lo es. El resto del año lo haremos cada vez que veamos el sustrato seco, como norma general será suficiente un riego cada quince días.
  • Abono: se puede abonar durante toda la etapa de crecimiento, es decir, desde primavera hasta mediados de otoño, utilizando para ello preferiblemente abono orgánico, aunque también se puede utilizar un abono químico universal.
  • Exposición: semi sombra. Le puede dar el sol si no es muy fuerte, pero sobretodo en verano hay que protegerla de los rayos solares durante las horas centrales del día.
  • Reproducción: la cinta es una planta que se reproduce muy fácilmente por estolones (los hijuelos que crecen al final de los tallos). Lo único que hay que hacer es cortar cada hijuelo, y plantarlo en una maceta con sustrato mezclado con perlita como si de una planta nueva se tratara.

¿Qué te parece la cinta?


Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario