0

Las lechugas

lechugas Las lechugas

A finales de primavera se siembra la huerta, tomates, pimientos, cebollas, etc. Sin embargo, la estrella de toda huerta es la lechuga. Existen muchas variedades de lechuga, por lo que es raro que en la mesa falte la ensalada de lechuga, sobre todo, en las épocas de calor.

Se trata de una hortaliza fácil de sembrar. Entre primavera y verano se siembran las semillas en semilleros y se van trasplantando a medida que van creciendo. Se deben plantar a una buena distancia para permitir su engorde. Requieren un riego constante y un suelo ligero, bien drenado.

Su recolección depende de la compactación de la cabeza de la lechuga. Cuando esté bien formada, se recolecta, no dejando que pase mucho tiempo, pues pueden llegar a salirse y conseguir un sabor amargo.

Las variedades más comunes de lechuga son:

  • Romana: Lechuga con hojas alargadas y pocas apretadas. Se siembra sobre mayo y se recoge en junio.
  • Escarola: Sus hojas son rizadas y se plantan desde septiembre y se recoge en octubre.
  • Iceberg: Sus hojas son de un color más blanco que el resto de variedades. Tiene una forma redonda, con hojas duras y compactas. Se recoge entre agosto y noviembre.

Las lechugas tienen épocas de siembra y de recolección, coincidiendo con la época de más calor, aunque si se cultiva en invernadero, podemos tener lechugas todo el año. Por supuesto, el sabor no es el mismo, pero siempre es una alternativa a su adquisición en los mercados.

Son plantas que se deben conservar en un lugar fresco sin lavar. Únicamente se deben lavar justo cuando se van a comer, eliminando las hojas que tengan las puntas marchitas o con manchas.

Las lechugas también se pueden trasplantar en macetas y dejarlas en el exterior, en un lugar dónde le alcancen los rayos del sol.

Son muy nutritivas y un buen acompañante de las comidas y cenas.

Más información – Variedades de lechuga.


Escribe un comentario