Las Plantas Invasoras – Introducción

Mirabilis jalapa

Hay plantas que pueden suponer un problema a la hora de salvaguardar la flora autóctona. Son las llamadas plantas invasoras. En esta breve serie de artículos, sabremos más sobre estas peculiares plantas, a cada cual más interesante.

Pero, antes, averigüemos qué es exactamente una planta invasora, y cómo controlarla.

Desde hace milenios el ser humano ha llevado plantas de un sitio a otro, de un continente a otro, sin apenas control. Por ello, las plantas invasoras son aquellas que son introducidas. 

Es importante saber que cualquier planta puede llegar a serlo. Sólo necesita unas condiciones climáticas adecuadas, las cuales pueden diferir de las necesidades de una a otra planta.

Sin embargo, las que provocan más daños a la flora autóctona son aquellas de crecimiento rápido o muy rápido, de tipo rastrero, herbáceo o bien arbustos o árboles cuyas semillas germinan con facilidad y, además, cuya tasa de mortalidad es baja o muy baja.

En su hábitat natural estas plantas tienen depredadores: los animales herbívoros e insectos. Pero una vez que han llegado a un nuevo lugar, la mayoría de las veces pasa que no tienen enemigos. Por lo tanto, pueden crecer y extenderse muy rápidamente.

Es muy recomendable que, antes de que adquiramos semillas o plantas de crecimiento rápido o muy rápido, nos informemos de si pueden llegar a ser invasoras, para evitar problemas posteriores. O, como mínimo, controlemos su crecimiento. ¿Cómo?

  • Plantarlas en una maceta lo suficientemente grande para que puedan desarrollarse bien, pero al mismo tiempo podamos tenerlas controladas.
  • En el caso de los árboles, sobretodo si hablamos de árboles en lugares públicos (parques, avenidas,…) escogeremos especies que no tengan un sistema radicular agresivo (como por ejemplo el de los Ficus), y que no sean propensos a sacar retoños (como el Ailanthus altissima, por ejemplo).
  • Si ya tenemos uno de éstos, es aconsejable ir retirando las semillas y quitándole los retoños.
  • No abonarlos. Las plantas invasoras se alimentan de lo que encuentran en el suelo, y con eso ya les es suficiente.

Imagen – GSTUFF

Más información – La importancia del mantenimiento y control de crecimiento


Escribe un comentario