Las plantas y el ambiente, consejos para que crezcan sanas

Jardín

Roma no se construyó en un día y la misma regla se aplica a tu espacio verde, que requiere de tiempo, energía y conocimiento para transformarse en ese lugar soñado.

Por eso hay que comenzar de cero, aprendiendo las nociones básicas de todo buen jardinero que, en definitiva, son las que permitirán que la rueda comience a girar. Veamos, pues como es la cuestión: hay cinco factores clave a tener en cuenta al momento de pensar en las plantas:

1. Luz
2. Temperaturas
3. Lluvias
4. Humedad
5. Vientos

Manos a la obra

Son estos cinco factores los que incidirán de forma directa en el desarrollo de las plantas. Por eso, elige las especies teniendo en cuenta el clima general del lugar en el que vives. Revisa todo el jardín y ten en cuenta las zonas más y menos iluminadas pues puede haber sectores que conforman pequeños microclimas que dan lugar a diferentes cultivos.

En el caso de la luminosidad, es un factor clave, la luz actúa en el proceso de fotosíntesis y es vital para que las plantas maduren. La mayor parte de las plantas necesitan al menos seis horas de sol aunque hay algunas como los cactus u otras suculentas que necesitan una constante exposición solar.

Las hojas veteadas verdes y amarillas son indicadoras de una mayor necesidad de luz. Estas plantas requieren más exposición solar que las que presentan hojas verdes completas.

En las áreas del jardín que no reciben luz solar puedes optar por plantas y arbustos que viven bien en condiciones de sombra o semisombra o bien aquéllos ejemplares que necesitan de la sombra en algunas estaciones del año. Algunas opciones son los helechos, las camelias o las hortensias.

Lluvias y humedad

Si el clima es muy lluvioso debes cultivar plantas que necesitan crecer en suelos muy húmedos o encharcados. Por lo general, se recomiendan las especies de climas secos. Por lo general, son plantas que además crecen bien en condiciones de humedad alta.

Por ejemplo, si vives en lugares con niebla puedes cultivar algunas varieades de helechos pues se trata de una especie que necesita de la humedad para crecer mejor.

Vientos

En lugares ventosos, hay que elegir especies resistentes pues de otra forma las plantas se verán afectadas pudiéndose incluso llegar a quebrarse. El álamo es un árbol muy elegido para actuar como barrera debido a sus ramas flexibles aunque no es el único.

Ten en cuenta que el viento puede ser un factor de riesgo para tus plantas así es que elige aquéllas especies que además pueden funcionar como barrera de protección. Es el caso de setos, trepadoras, coníferas o bien si formas láminas de brezo.


Categorías

Jardinería

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario