Los Invernaderos

Así como podemos cultivar verduras, hortalizas y frutas al aire libre, también lo podemos hacer a cielo cubierto. Por este motivo el día de hoy vamos a hablar de los invernaderos.

Y es que, en muchas ocasiones el cultivo al aire libre, sin protección alguna puede traer problemas para nuestra plantación que se encuentra expuesta a las inclemencias del clima y de la temperatura, mientras que si la protegemos en un invernadero podemos controlas las condiciones ambientales.

Aunque los invernaderos pueden resultar un poco costosos, las ventajas que traen a sus dueños no tienen precio. A continuación algunas de las ventajas de tener un invernadero:

  • Las plantas pueden resguardarse de las bajas temperaturas y del frio invernal.
  • Se puede llegar a cosechar antes de lo habitual.
  • Se puede llegar a recrear condiciones especiales como por ejemplo: ambientes secos, tropicales y húmedos.
  • Dentro de los invernaderos se pueden recuperar diversos ejemplares que han sufrido daños o que se encuentran débiles y enfermos.
  • Al tener los semilleros dentro de un espacio cerrado como un invernadero, germinan mucho mas rápido y se producen menos intentos fallidos que cuando se realiza la siembra al aire libre.
  • Gracias al aumento de la humedad del ambiente, el esquejado tierno es mucho mas sencillo de realizar.

Es importante que veamos alguno de los tipos de invernaderos que existen, ya que si te encuentras interesado en tener uno de estos es bueno que conozcas cada uno de los tipos de acuerdo a tu presupuesto y disponibilidad de espacio. Los invernaderos pueden ser: de vidrio, de plástico rígido y  de laminas de plástico de polietileno.


Escribe un comentario