Los olmos en el jardín

Ulmus glabra Lutescens

Los olmos son árboles que los que viven en climas templados están muy acostumbrados a ver, pero los que viven más al sur rara vez pueden disfrutar de la belleza de este magnífico género de plantas, excepto aquellos que se utilizan para bonsái. Son muy rústicos y toleran bastante bien la poda, convirtiéndolos en una opción atractiva para tener en un jardín.

Como buen árbol caduco de climas frescos que es, en otoño si las temperaturas son las adecuadas, tiñe sus hojas de color amarillo o rojo dependiendo de la especie. ¿Quieres saber más sobre los olmos?

Ulmus minor

Ulmus minor

El origen de estos árboles se encuentra en Europa, América, llegando incluso hasta Asia. Habitan en bosques cuyas estaciones están diferenciadas, con veranos templados e inviernos fríos con heladas. Al encontrarse en tantos puntos del globo diferentes, hace que podamos garantizar que puede crecer en todo tipo de suelos excepto los arenosos, y resistir varios tipos de climas menos los tropicales. Recordemos que los árboles caducos tienen muchas dificultades para vivir en un clima donde apenas hay diferencias entre estaciones.

Según la especie, puede crecer hasta una altura de 30 metros o de 10 metros, y la copa puede medir de 6 metros hasta 10m. Podríamos pensar que no es un árbol apto para jardines pequeños, y con razón, pero como decíamos antes, tolera bien la poda y eso es algo muy a tener en cuenta especialmente si no se dispone de mucho terreno o si se quiere tenerlo controlado. Hay que tener especial cuidado de no plantarlo cerca de tuberías ya que sus raíces podrían romperlas.

Ulmus parvifolia

Ulmus parvifolia

Los olmos tienen un ritmo de crecimiento rápido sobretodo cuando son jóvenes. Además, se reproducen con extraordinaria facilidad por semilla, las cuales se deben sembrar en otoño para que germinen en primavera.

Otro método de reproducción muy utilizado es el acodo aéreo, el cual se debe de preparar en primavera para separar después del verano.

¿Qué te ha parecido el olmo? ¿Tienes alguno en tu jardín?


Escribe un comentario