Manzanilla, una hierba medicinal y una rica infusión

Manzanilla

Si te gustan las infusiones, es hora de que pienses en cultivar manzanilla pues se trata de una hierba fácil de cuidar que además nos regala hermosas flores para embellecer el jardín.

La manzanilla presenta dos variedades: puede ser anual, es decir que vive sólo un año; o bien perenne, que crece y florece cada año.

Cualquiera sea la variedad, lo importante es elegir ejemplares saludables, con un follaje abundante y sin flores. Debes plantarlos en un suelo rico en nutrientes y bien drenado. Luego de sembrar, hay que regar en forma inmediata pues la tierra debe estar siempre húmeda aunque evitando los encharcamientos.

La separación entre mata y mata debe ser de unos 15 cm. y lo ideal es plantar en lugares donde la temperatura en verano no supere los 38 grados C°.

Riega con frecuencia y cuando la tierra esté seca evitando mojar las flores pues entonces se volverán negras y son precisamente ellas la parte de la planta aprovechable.

La manzanilla requiere de una poda constante, eliminando las malas hierbas y las flores marchitas. La buena noticia es que es una planta resistente a las plagas y enfermedades que incluso puede repelerlas.

La cosecha se realiza al final de la temporada o luego de que caiga la primera helada, cuando las flores están bien abiertas. Las plantas anuales se retiran por completo mientras que a las variedades perennes hay que recortarlas hasta dejarlas de unos 5 cm.

Luego hay que dejar secar las flores para luego almacenarlas en un envase de vidrio hermético.

Más información – Plantas medicinales, beneficios caseros para la salud

Fuente – eHow en español

Foto – Jardín plantas


Categorías

Plantas

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Escribe un comentario