Modalidades de siembra: información sobre los diferentes tipos

Siembra

Pueden sembrarse las semillas de varias modalidades diferentes, dependiendo de la especie, el tipo de semilla, la precocidad deseada, etc. Para garantizar el éxito, se tienen que tener en cuenta unas normas básicas: las semillas tienen unas reservas nutritivas suficientes para un tiempo determinado, y si se siembran a una profundidad excesiva, o bien esperamos mucho tiempo a sembrarlas, dichas reservas se agotarán.

En este artículo hablaremos sobre las diferentes maneras de sembrar las semillas.

Como norma general, se deberá de sembrar la semilla a una profundidad igual a su diámetro. En el caso de las semillas muy pequeñas y planas, se siembran en la superfície del sustrato, tapándolas con una finísima capa de tierra (la suficientemente gruesa para que el viento no se las pueda llevar).

También hay que controlar la humedad del sustrato. Un sustrato demasiado húmedo es un sustrato en el cual la circulación del aire es insuficiente, y ello supone que muchas enfermedades y problemas aparezcan. O si por el contrario es demasiado seco, puede causar la desecación de las semillas.

A continuación se citan las modalidades de siembra más utilizadas.

Siembra en el terreno

Siembra en el terreno

La siembra directa en el terreno es aquella siembra en el cual el sembrador esparce las semillas por el suelo, donde quiere que germinen. Es la técnica que usan mayormente los agricultores o aquellas personas que quieren disfrutar de su huerto. Sólo es posible hacerlo durante el periodo de viabilidad de la semilla, y siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan.

¿Cómo se siembra en el terreno?

  1. Lo primero y más importante es quitar las hierbas, ya sea a mano, con una azada, o, si el terreno es muy grande, con un motocultor.
  2. A continuación se nivelará el suelo con un rastrillo.
  3. Se puede abonar el terreno, con humus de lombriz, estiércol de caballo o con el abono orgánico que más nos guste.
  4. Después, si se quiere, se harán los surcos.
  5. Se procederá a la siembra, y posteriormente a tapar un poco los surcos.
  6. Finalmente, se regará abundantemente.

Siembra en semilleros

Siembra en semillero

Es quizá la técnica más utilizada entre los aficionados a la jardinería. Se procede del siguiente modo:

  1. Se prepara el sustrato o mezcla que vayamos a usar.
  2. Se llena la maceta con el sustrato.
  3. Se siembran las semillas.
  4. Y, finalmente, se riega abundantemente.

Siembra en contenedores individuales o múltiples

Siembra en contenedores

Es el que utilizan más los que se dedican a la producción de plantas, ya que estos contenedores permiten un mayor y mejor control de las plántulas, y ello evita en gran medida que puedan tener problemas o enfermedades, además de facilitar el posterior trasplante. Hay varios tipos de contenedores:

  • Placas alveoladas
  • Pastillas de turba (más conocidas como Jiffy)
  • Tiestos individuales

Se procede del mismo modo que en la siembra en semilleros.

Siembra en invernaderos

Siembra en invernadero

Los invernaderos son muy útiles a la hora de propagar especies durante los meses más fríos del año, ya que permiten controlar la temperatura de una manera eficaz.

Los hay de muchos tamaños y formas. A nivel de aficionado se usan los invernaderos en miniatura, que son más manejables.

El cultivo en invernadero permite sembrar las semillas cuando el sembrador quiera, siempre y cuando se tenga en cuenta el periodo de viabilidad de dichas semillas.

Más información – Prevenir hongos y enfermedades en los semilleros y las plantas jóvenes

Imagen – Salmón, PaperBlog, Aprendiz de Panadera, Raúl Mannise, UCCD


Categorías

Semillas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario