Plagas de las Plantas Bulbosas II


Como lo vimos anteriormente, al igual que cualquier otro tipo de plantas, las plantas bulbosas pueden enfermarse por la aparición de plagas, que cusan graves daños en el desarrollo y la floración de nuestras plantas.

Otras  plagas que pueden afectar nuestra plantación de bulbosas son las siguientes:

  • Araña Roja: Este tipo de plagas son unas arañas muy pequeñas de color rojo que a veces no se ven a simple vista. Generalmente pueden ser encontradas al revés de las hoja si te acercas muy bien o utilizas una lupa. Muchas veces se pueden apreciar hasta las telarañas entre las mismas hojas. Este tipo de plaga hace que las hojas se vean amarillentas y secas y que terminen cayendo y muriendo.  Para tratar este tipo de plagas, debemos utilizar un acaricida, pulverizándolo especialmente en la parte de atrás de las hojas que es donde viven este tipo de ácaros.

  • Orugas: La rosquilla negra, es un tipo de oruga que se alimenta del cuello y de las hojas inferiores de las plantas bulbosas. Generalmente permanecen escondidas durante el día, pero es en la noche cuando salen a alimentarse. Si empiezas a notar que las hojas de tus plantas se ven roídas presta mucha atención durante la noche que seguramente verás este tipo de plaga alimentándose en tu jardín.
  • Caracoles y babosas: Los síntomas de esta plaga, es muy parecido al de las orugas, sin embargo se diferencian en que los caracoles dejan un rastro baboso y plateado. Al igual que las orugas, los caracoles y las babosas permanecen escondidos durante el día y salen a alimentarse en la noche, sobre todo si ha sido un día lluvioso o nublado. Para combatir este tipo de plagas te recomiendo poner un poco de cerveza en una taza enterrada. Asegúrate de no cubrir la parte superior, ya que los caracoles se verán atraídos por el olor, caerán ahí y se ahogarán.

2 comentarios

  1.   Luis dijo

    Tengo un Rosal de única flor por tallo y las hojas están claritas y pocas. Que puede ser?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Luis.
      Los rosales necesitan mucha agua para poder crecer bien. ¿Cada cuánto lo riegas? En verano se aconseja regarlos con mucha frecuencia, 4-5 veces por semana; el resto del año disminuiremos la frecuencia a 2-3 veces/semana.
      También es muy recomendable que se les abone desde primavera hasta finales del verano (puedes incluso abonarlo en otoño si el clima es suave-cálido). Usa para ello un abono específico para rosales, o si lo prefieres, abonos naturales como el guano.
      Con estos cuidados, tu rosal debería empezar a sacar una mayor cantidad de hojas, y completamente sanas.
      Un saludo.

Escribe un comentario