Plagas: gusanos de suelo

Gusanos de suelo

Las plantas anuales, perennes, bulbos y vivaces tienen la virtud de que crecen a lo largo de todo el año aunque no están exentas de sufrir trastornos propios del hábitat en el que viven.

Entre las plagas y enfermedades más frecuentes, se encuentran los gusanos, que pueden ser de varios tipos y afectan a las plantas de distintas formas. Es muy difícil proteger a las plantas de estos atacantes debido a que muchos de estos gusanos viven en la tierra y así es como afectan las raíces, comiéndoselas. Esto sucede con los gusanos blancos (Anoxia villosa, Melolontha melolontha) y los gusanos de alambre (Agriotes lineatus). Por lo general, afectan las plantas ornamentales y además roen los tubérculos y bulbos.

Durante la primavera y el otoño se producen más ataques mientras que las temperaturas más extremas del invierno y del verano los detienen. ¿Cómo advertir su presencia? Además, de investigar la tierra y observar si hay gusanos en el suelo y entre las raíces también es posible descubrirlos a partir de los efectos en las plantas, cuyas hojas se vuelven amarillas hasta marchitarse.

Otro gusano muy común es el gusano gris (Agrotis segetum, Noctua pronuba) que, a diferencia de los otros, ataca la base de los tallos de las plantas y así es como éstas se secan. En este caso, es más difícil detectarlos pues sus ataques son durante la noche mientras que de día permanecen ocultos en el suelo.

Si descubres la presencia de gusanos blancos y de alambre puedes usar un insecticida en el suelo realizando varias aplicaciones. Debes elegir aquéllos que tengan un componente llamado Clorpirifos. En el caso de los gusanos grises, puedes usar un producto con el mismo componente o bien aplicar uno a base de piretrinas. Se recomienda aplicar el producto por la tarde y repetirlo cada 15 días.

Más información – Plagas y enfermedades más comunes de las plantas


Escribe un comentario