Plantar Palmeras II

En la entrada anterior, empezamos a enseñarte la forma adecuada de plantar tu palmera. Presta mucha atención a los pasos siguientes que debes realizar para que la palmera crezca fuerte y sus raíces agarren perfectamente al nuevo sitio donde la plantaste.

Una vez que hayas sacado la tierra del hoyo y la hayas mezclado con el abono orgánico es importante que tengas muy en cuenta que la cantidad de abono orgánico que utilices sea entre dos y tres kilos de estiércol o turba, mezclado muy bien con la tierra del hoyo. Si notas que la tierra es muy pobre o arcillosa, o muy arenosa, es importante que aumentes la dosis de estiércol a 3 o 4 kilos.

Al realizar el sembrado es mejor utilizar este tipo de abono orgánico en lugar de un abono mineral o químico, ya que lo que necesitas en ese momento es mejorar el suelo que rodea las raíces para que la planta emita raicillas abundantes y la palmera se agarre y se establezca mejor en este nuevo sitio.

Después, puedes introducir el ejemplar dentro del hoyo, tratando de echarle la tierra abonada poco a poco y asentándola con el pie suavemente para que no se formen bolsas de aire entre las raíces y la tierra. No te preocupes que el cuello de la planta queda enterrado, las palmeras a diferencia de los árboles soportan la tierra en su cuello .

Te recomiendo que formes una especie de pocilla alrededor de tu planta, para que durante el primer año, el agua de riego quede contenida ahí, y las raíces absorban poco a poco esta agua de riego.

Si quieres que tu palmera crezca mas rápido, te recomiendo que abones mucho mas el suelo y riegues regularmente, evitando el encharcamiento.


Escribe un comentario