Plantas carnívoras: Utricularia

Utricularia

No hay muchas personas que se dediquen a cultivar plantas carnívoras pero quienes lo hacen sienten pasión por ellas, quizá porque a lo largo del tiempo logran ver los cambios que se producen en estas plantas.

Una de las plantas carnívoras más populares es la Utricularia, también conocida como Col de vejigas, una planta que pertenece a la familia Lentibulariaceae y se desarrolla en todos los rincones del mundo aunque es en América del Sur donde es posible encontrar la mayor colonia.

Planta de movimiento veloz

Hay entre 200 y 300 especies de Utricularias y cada una de ellas presenta algún rasgo distintivo aunque todas comparten algo en común: son plantas insectívoras que viven de los insectos.

¿Cómo hacen para tomar a sus presas? Las hojas son pequeñas pero las vesículas, que permanecen vacías, tienen unos pequeños pelos que cuando son tocados por un insectos se llenan de agua y así succionan a los bichos. Este proceso es imposible de visualizar por el ojo humano pues dura apenas 15/1000 de segundo, transformándose en el movimiento más rápido registrado del reino vegetal.

Utricularia australis

Cuidados de la Urticularia

Las necesidades de la planta serán diferentes dependiendo del tipo de Utricularia. Aquéllas que son acuáticas, se encuentran en el fondo durante las estaciones frías para brotar y salir a la superficie cuando aumentan las temperaturas. Necesitan de un agua con un PH de 5 a 6,5 y son ideales para tener en estanques y así controlar el desarrollo de larvas y otros insectos.

Las Uticularias terrestres se desarrollan en lugares húmedos y sobre las rocas, en condiciones de sombra o semi sombra y con temperaturas ideales de entre 25 y 30 grados centígrados en verano y 15 y 20 grados centígrados en invierno.

Por último, están las Uticularias epífitas, que se desarrolan sobre otras plantas y en lugares con clima tropical. No dañan a la planta base y también necesitan un hábitat húmedo, abundante riego y condiciones de semi sombra.

Utricularia fulva


Escribe un comentario