Plantas comestibles: Capuchina

Flores de Capuchina

A veces vemos plantas que darían ganas de comer, no solo por el dulce olor que desprenden, sino por  su textura o por sus lindas flores. Sin embargo, no con todas las plantas podemos hacer esto. La capuchina es una planta que puede saciar esas ganas de comer plantas.

Luce unas hermosas flores que pueden ser de color naranja o amarilla y las podemos apreciar desde primavera hasta otoño. Es una planta anual, resiste el frío aunque no a muy bajas temperaturas.

Son plantas que pueden ser plantadas como rastreras o como trepadoras si se guían bien. En balcones también quedan muy bien, pues pueden llegar a ser colgantes, dándole un toque de color y alegría. Se pueden plantar tanto en macetas como en el jardín.

Como ya he dicho, es una planta comestible a la cual se le come tanto la flor como la hoja. Tiene un sabor algo picante y se puede preparar en ensalada. Es una fuente de Vitamina C además de ser antibacteriana. Es una de las pocas plantas capaces de producir una sustancia natural antibiótica. Las hojas se pueden utilizar como cataplasmas en heridas que servirán como desinfectante. Otra forma de tomarla es en infusión.

El fruto de la capuchina surge cuando se le caen las flores. Suelen aparecer de tres en tres en cada flor y son de color verde. Estos frutos se secan y serán las semillas que se planten para reproducir la capuchina, pero también son comestibles.

Para comer las semillas de la capuchina se deben conservar en un bote de cristal con vinagre, siendo así un buen sustituto de las alcaparras.

Es una planta que no requiere grandes cuidados. Le gusta mucho el sol, por lo que también quiere mucha agua para hidratarse. También se le deben eliminar las flores marchitas para que salgan otras nuevas.

Más información – Plantas colgantes en casa.


Escribe un comentario