Poda de Árboles

Una de las labores mas importantes al cultivar árboles en nuestro jardín, es la poda. Sin embargo, primero que todo debemos distinguir entre los 3 tipos de poda que existen:

  • Poda de Formación: Este tipo de poda se realiza durante los primeros años después de haber plantado su árbol y tiene dos objetivos específicos. El primero de ellos es conducir al árbol al desarrollo perfecto de la estructura de sus ramas, para que estas puedan crecer fuertemente y distribuirse correctamente alrededor del árbol. Y el segundo objetivo es para situar la copa del árbol a una altura determinada del suelo. De no realizarse este tipo de poda de formación, y se dejara el árbol crecer completamente libre, seguramente tendría un aspecto diferente y poco ornamental. De todas maneras, es importante que tengamos en cuenta que según la especie que estemos plantando requerirá una mayor poda de formación o menos

  • Poda de Mantenimiento: Una vez que nuestro árbol se encuentre maduro y bien formado, o sea con la copa a una altura pertinente del suelo, con sus ramas bien distribuidas y muy bien estructuradas, debemos podarlo para que tenga un muy buen desarrollo y para que conste de una vida ejemplar.  La poda de mantenimiento consiste en eliminar algunos elementos indeseables que pueden crecer en nuestro árbol, como por ejemplo, ramas secas, chupones, ramas que obstruyen el paso de personas o que toquen cables de electricidad o de teléfono, etc. De igual manera, dentro de este tipo de poda, se incluye una poda especial para mantener la forma del árbol de manera perfilada que se llama poda topiaria.

Escribe un comentario