Poda de Floración en Trepadoras

Así como debemos podar nuestras plantas cuando apenas están creciendo para darle la forma que queremos, y después podarlas una vez han crecido para mantenerlas en buenas condiciones, también es importante que las podemos una vez hayan florecido.

La poda de floración es utilizada únicamente, en aquellas plantas trepadoras que producen flores ornamentales, como por ejemplo la Hiedra, que requiere una poda especial para conseguir una asa tupida con hojas y flores mas fuertes, jóvenes y brillantes.

Es importante que antes de empezar la poda de floración, analicemos los dos tipos de poda de floraciòn que existen: la primera se da cuando las trepadoras empiezan a echar flores durante el final de la primavera y el principio de verano, como por ejemplo sucede con el rosal trepador, la bignonia, la campsis, entre otros.  Es importante que durante el invierno, se recorten todos los ramos del año anterior, dejando pulgares con 3 o 4 yemas laterales, para que se produzcan brotes con flores.  Si la especie es muy vigorosa o de floración temprana, puedes realizar una segunda poda después que la flor ha desaparecido, tratando de aclarar el exceso de vegetación y acortando los brotes de todo el año.

Por otro lado, si las trepadoras echan flores al principio de la primavera, como por ejemplo sucede con algunos tipos de jazmín, la madreselva y algunas clemátides, es importante que los podes una vez se acabe la floración, ir dejan mas o menos 2 o 3 yemas por cada uno. De esta manera saldrán nuevos brotes que tendrán las flores para el año siguiente.

Recuerda que según la especie que tengas, es importante que estudies su crecimiento y el momento de floración, además de la especie de trepadora que tengas para elegir el tipo de poda que requiere tu planta.


Escribe un comentario