Poda de Mantenimiento de Árboles

Como lo hemos mencionado anteriormente, la poda es una práctica vital para el correcto y óptimo desarrollo de nuestros árboles. Además de la poda de formación que se debe realizar durante los primeros meses de vida de nuestra planta, es importante que continuemos practicando la poda a lo largo de la vida de nuestro árbol, por lo que la poda de mantenimiento juega un papel absolutamente vital.

Una vez que el árbol se encuentra bien formado, con la copa a determinada altura del suelo, y con sus ramas estructurales y secundarias bien desarrolladas debemos realizar la poda de mantenimiento.

Recuerda, si tienes un árbol ornamental no es necesario realizar este tipo de poda anualmente, puede realizarse cada 2 años. Sin embargo si el tipo de árbol que tienes en tu jardín es un árbol frutal, la poda de mantenimiento debe realizarse cada año.

Este tipo de poda se realiza para eliminar elementos como: Las ramas muertas o aquellas ramas que se encuentran quebradas o enfermas, para eliminar los tocones, los chupones y los rebrotes. También se realiza para eliminar aquellas ramas que se rozan o entrecruzan entre si, las que tocan los cables de la electricidad o que dificultan el paso a personas o a coches. De igual manera, para eliminar las ramas que están a punto de romperse y que suponen un peligro para una casa, personas o coches.

Es importante recordar, que la poda de mantenimiento se centra principalmente en 3 tipos de técnicas:

  • El Aclareo de ramas: El aclareo se utiliza para darle luz al interior del árbol.
  • Reducción de la copa: Para reducir el volumen de la copa del árbol.
  • Topiaria: Para darle formas artificiales a nuestros árboles.

Escribe un comentario