Problemas frecuentes de cultivo

Planta

Las plantas están adaptadas a su hábitat, pero cuando viven en climas y/o condiciones distintas han de adaptarse para poder sobrevivir. En cultivo se producen problemas frecuentes, de los cuales hablaremos hoy, que pueden obligarnos incluso a tener una determinada planta siempre bajo vigilancia, en constante observación para detectar cualquier cambio que pueda afectarle.

A los que nos gusta la jardinería es muy común que queramos tener plantas que no son, aparentemente, las más idóneas para nuestro clima. Las condiciones de cultivo que necesitan estas plantas hacen que se recomiende adquirir plantas autóctonas y/u originarias de climas similares.

Agua y/o sustrato inadecuados

Acer palmatum

Uno de los errores que más frecuentemente cometemos es el de utilizar un tipo de agua y/o sustrato inadecuados. Por ejemplo, los árboles de climas húmedos y frescos por lo general necesitarán un sustrato con un ph ácido, entre 4 y 6. Asimismo el ph del agua también deberá de ser bajo. En todo caso, el agua ideal para las plantas, vengan de donde vengan, es el de lluvia. Así que si podemos almacenar este tipo de agua, nuestras queridas plantas lo agradecerán.

De tipos de sustrato hay varios, y de mezclas aún más. Es muy importante conocer las necesidades de cada planta para comprar el sustrato adecuado. Por ejemplo, las plantas carnívoras necesitarán turba rubia, mientras que a las plantas que vivirán en interior les irá mejor turba negra con perlita para favorecer el drenaje y evitar problemas de exceso de riego.

Los síntomas más frecuentes que muestran las plantas debido al uso de un sustrato y/o agua inadecuados son los siguientes:

  • Amarronamiento y muerte de las hojas
  • Aparición de hongos y/o plagas
  • Clorosis
  • Crecimiento nulo o prácticamente nulo

Ubicación inadecuada

Passiflora caerulea

Es igualmente frecuente el poner plantas en sitios inadecuados. Se recomienda pasar por lo que llamamos el periodo de adaptación, el cual consiste en pasar una planta de sombra a sol gradualmente, sin prisas pero sin pausa.

También hay que tener en cuenta que los factores ambientales y geográficos (viento, humedad, altitud) a la hora de cultivar plantas es altamente influyente. Por eso es importante que escojamos las que realmente pueden vivir bien en nuestra zona, porque a veces la planta que más nos gusta puede suponer que tengamos que estar muy pendientes de ella.

Los síntomas de una ubicación inadecuada son los siguientes:

  • Quemaduras en las hojas y/o troncos/tallos
  • Lento o nulo crecimiento
  • Puntas marrones en las hojas
  • Estiramiento de los tallos que buscan luz
  • Hojas excesivamente grandes (para captar la mayor cantidad de luz) o pequeñas (para evitar perder excesiva agua por respiración)

Conociendo estos síntomas y detectándolos a tiempo, podremos garantizar que nuestra planta estará sana y crecerá adecuadamente durante toda su vida.


Escribe un comentario