Propiedades de la Salvia

Salvia

La Salvia es una planta medicinal que se puede cultivar en el jardín.  Si no disponemos de jardín, podemos plantarla en una maceta aunque necesitamos que esta sea grande pues este arbusto puede alcanzar los 70 centímetros de alto. Sus hojas son aterciopeladas y con una forma alargada. Las flores forman una espiga, generalmente de color violeta aunque las podemos encontrar rosa,  y son unas flores que realmente aportan color allí donde esten.

Su cultivo es sencillo, pues se puede encontrar silvestre en el campo, sin ningún tipo de cuidado, excepto el de la madre naturaleza. Requiere un suelo bien drenado, preferentemente arcilloso y con un riego poco abundante, de dos o tres veces a la semana. Soporta bien la sombra, solo que será difícil que florezcan si no les da el sol.

Esta planta tiene grandes propiedades que hacen que sea una planta imprescindible si nos gustan los remedios caseros. Entre estas propiedades destacan las estomáticas, digestivas y antibacterianas.

Las infusiones con hojas secas de Salvia ayudan contra las digestiones pesadas, la hinchazón abdominal, los vómitos y en general, contra cualquier problema digestivo. Además calma los dolores de cabeza y los nervios. Incluso es buena para los olores corporales, siempre que tomemos dos infusiones al día.

Si hacemos gargarismos con esta infusión, curaremos las heridas de la boca,  y si nos lavamos las heridas de la piel, desinfectará y cicatrizará la herida.

Otra forma de aprovecharnos de las propiedades de  la Salvia es a través del vinagre y su uso en la cocina. Para realizarlo se debe dejar macerar las hojas de Salvia dentro de una botella de vinagre  sin destilar. Otra forma de realizarlo es el famoso vinagre de los cuatro ladrones, el cual se realiza con Salvia, Romero, Espliego y tomillo.

Yo utilizaba esta planta para reducir la hinchazón de los pies. Para ello preparaba la infusión de Salvia fresca y cuando el agua estaba templada, realizaba un baño de pies  durante 20 minutos.

La Salvia se debe recolectar a partir del segundo año de vida, y se utilizan tanto las hojas como los tallos tiernos.

Más información – Las plantas aromáticas.


Escribe un comentario