Propiedades de los germinados por especies

Existen multitud de variedades de germinados aptos para el consumo: de legumbres (soja, alfalfa, lentejas, garbanzos, guisantes…), de cerales (trigo, avena, cebada, centeno…), de oleaginosas (sésamo, lino, girasol…), de hortalizas (col, calabaza, coliflor, brócoli, rábano, puerro, apio…), de aromáticas (anís, albahaca, hinojo…).

Todas poseen propiedades beneficiosas para la salud y pueden germinarse en casa. Aportan además vitaminas, proteínas, fibra y minerales y ofrecen un contraste de sabor y color a nuestras ensaladas, revueltos, sopas e incluso zumos.

Propiedades de los germinados

  • De alfalfa: Es uno de los germinados más completos y más consumidos por su agradable sabor. Contiene vitaminas A, B, C, E y K, además de calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante y combate la fatiga y la debilidad. Contiene más vitamina C que los cítricos, y altos niveles de clorofila, que depura el organismo y ayuda a regenerar células y a producir glóbulos rojos.
  • Berro: Se le considera muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primaveral. Además de alcalinizar y depurar la sangre, neutraliza el exceso de toxinas. También regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y especialmente C.
  • De col lombarda: Son especialmente ricos en azufre, importante en funciones corporales esenciales como la oxigenación o la secreción biliar. Tienen además un precioso color morado que enriquece visualmente cualquier plato.
  • Garbanzo: Son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C. Germinados, no producen gases en la digestión.
  • Girasol: Ricos en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B y E, calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.
  • Guisantes: Proporcionan clorofila, proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina A, hierro, magnesio y potasio.
  • Lentejas: Ricos en proteínas, vitamina C y hierro. Los brotes frescos conservan toda la riqueza de vitaminas y enzimas que se pierde en un 80% en el cocinado habitual.
  • Mostaza: Es el germinado más picante. Adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Es rico en vitamina C, proteínas y lípidos.
  • Rábano: Contribuyen a depurar los riñones y el hígado. Útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos. Contiene abundante clorofila.
  • De soja: Ricos en vitaminas A, C, hierro y potasio. Célebres por su abundancia de proteínas e isoflavonas, que alivian los síntomas de la menopausia y benefician el corazón y los huesos. También fortalecen el sistema nervioso y contribuyen a rebajar el exceso de colesterol. Muy empleados en la cocina china.
  • Trigo: Germinado, tiene sabor dulce. Además, es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. Previene infecciones, remineraliza, regenera las células y sirve para tratar trastornos nerviosos.

Más información – Germinados de semillas


Escribe un comentario