Protege tus plantas de los animales

Hibisco

Hoy hablaremos sobre un tema importante para todos aquellos que convivimos con animales domésticos, o que queremos proteger nuestras plantas de los mismos. Te contaremos las diferentes formas de ahuyentarlos, la manera más correcta de usar los repelentes y cada cuánto lo tienes aplicar para mantener a salvo las plantas del jardín o las que estén en maceta.

Tanto animales como plantas pueden convivir en armonía, si se sabe escoger el mejor método. A continuación te daremos algunos consejos para que escojas el más adecuado para ti.

Barreras

Rejilla

Cuando hablamos de barreras nos referimos a proteger la planta con dos (o más) tutores y una rejilla que se usa para hacer gallineros. Asegúrate de que tenga una altura de, como mínimo, 40cm. Así, ningún animal podrá hacer daño a la planta, y podrá crecer sin problemas.

 

Barrera cactus

Otra ”barrera” podría ser la que se ve en la foto. Si convives con un perro al que le encanta saltar, independientemente de la altura que tenga la mesa y/o el mueble, no lo dudes, pon plantas espinosas como cactus ”en primera fila” y verás como el problema se soluciona.

Repelentes

Repelente líquido

Existen tres grandes grupos de repelentes: los líquidos, los granulados y los naturales.

  • Líquidos: son aquellos que se aplican en macetas o superficies (nunca sobre plantas o animales). Ideales por su rápida eficacia. Pero deben ser aplicados durante varios días seguidos (normalmente cinco) hasta que el problema se haya solventado. Por seguridad, asegúrate de que se ha secado antes de marcharte.
  • Granulados: son los que se esparcen alrededor de las plantas. Los granulados también han demostrado ser muy eficaces, además, duran más que los líquidos pues no se descomponen con facilidad. Se deberá de aplicar una o dos veces por semana si el problema persiste. El inconveniente principal es su precio, que suele ser más alto que el de los repelentes líquidos.
  • Naturales: hechos a base de plantas, no dañan al medio ambiente. Son de una eficacia más lenta, es decir, funcionan pero más a medio plazo. La ventaja es que si al animal le diese por acercarse demasiado no le pasaría nada.

Podemos encontrar gran variedad de especies que son ahuyentadoras naturales de los animales. Por ejemplo: citronela, ruda, romero, lavanda, ajo, cítricos como el limonero o el naranjo… Si no quieres correr riesgos, prueba con alguna de estas plantas (o con varias), poniéndolas alrededor de las plantas que quieras proteger, o usando el aceite esencial diluido en agua para pulverizar las macetas y/o troncos.


Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario